Reconocido por su protagonización en la popular cinta Gladiador, el actor y director neozolandés Russell Crowe, quien además es recordado por su escultural físico y pronunciados abdominales, se dejó ver en Roma con un aspecto físico distinto al que tenía cuando protagonizó la cinta.

Los presentes quedaron sorprendidos al ver su larga y poblada barba canosa y su aumento de peso, pues el intérprete se presentó en el espectáculo II Gladiatore, un concierto benéfico, reservado para 300 invitados, que recaudó fondos para la lucha internacional contra la poliomielitis y para la construcciones de un ascensor en el Coliseo que eleve hasta el tercer nivel a las personas en silla de ruedas, según lo publicado por el portal web Infobae.

Vale recordar que en el 2000, el neozolandés portaba un espectacular estado físico para poder darle vida al luchador. En aquel momento el actor se sometió a una estricta dieta y una fuerte rutina de ejercicios.

Esta no sería la primera vez que se ve a Crowe con un radical cambio físico, pues ha demostrado que con gran facilidad logra subir y bajar de peso, en 2016 engordó 30 kilos para encarnar a Jackson Healy en la película The Nice Guys con Ryan Gosling.