La cultura del ahorro debe ser una de las prioridades de las familias colombianas de cara al 2018. Y es que ahorrar es muy importante, ya que este ingreso, que no se destina al consumo, les permitirá tener un respaldo económico para el futuro “con el que tener fuentes de ingresos adicionales, pero también para atender gastos imprevistos; además de poder materializar sueños y proyectos personales sin necesidad de endeudarse” afirma Fabio Chavarro, gerente corporativo del Grupo Juriscoop.

La empresa de investigación líder en el comportamiento del consumidor, Kantar Worldpanel, mostró en su último estudio de percepción del consumidor latino, realizado en 15 países de América del Sur, que a pesar de las preocupaciones actuales de los colombianos, estos desean empezar a ahorrar principalmente, para tener una casa propia y evitar problemas en el futuro. El 79% tienen como meta empezar a guardar dinero desde este año.

Además, el informe arrojó otros datos como que Colombia es el país de Latinoamérica que más pretende ahorrar y que el 66% de los nacionales nunca se pasan del presupuesto del mes o hacen lo posible para no hacerlo.

¿Pero qué opciones tienen las familias colombianas que desean ahorrar?

A junio de 2017, el 72,6% de la población adulta contaba con alguna cuenta de ahorro, es decir 24,4 millones de personas, según el programa Banca de Oportunidades.
“Antes de decidirse por una forma de ahorrar o por un producto determinado donde depositar el dinero, lo primero que hay que hacer es elaborar un presupuesto familiar indicando claramente los montos de ingresos y su fuente, los gastos debidamente relacionados y asignando una partida para ahorro, que ojalá sea el 20% del ingreso y que en ningún caso sea inferior al 10%” asegura el señor Chavarro.

El gerente corporativo del Grupo Juriscoop muestra las diferentes opciones que existen en el mercado para empezar a ahorrar:

  • Cuenta de ahorro a la vista: Este tipo de cuenta es una opción de ahorro dirigida a personas que deseen tener su dinero de manera segura y con opción de disponer de él en cualquier momento. Con ella obtendrán una rentabilidad por el pago de sus intereses sobre el saldo de su cuenta. En resumen, no tiene restricciones, se puede consignar y retirar la plata en el momento que se quiera y el monto que se desee. Útil para tener dinero en caso de imprevistos y para la disponibilidad de efectivo que permita aprovechar oportunidades de negocios o inversiones.
  • Ahorro programado: Con este producto las personas podrán ingresar plata destinada al ahorro todos los meses y estos ahorros irán generando intereses, durante el tiempo acordado entre el titular de la cuenta y la entidad financiera. Podrán disponer de la plata cuando finalice el plazo acordado. Muy útil para hacer realidad sueños: comprar casa, carro, estudios, viajes, etc.
  • CDT (Certificado depósito a término): Es uno de los productos financieros más populares y permite invertir de una manera fácil y segura. La persona deposita una cantidad de dinero a plazo fijo, mínimo de 1 mes, aunque pueden hacerse a varios meses o años. Así pues, los fondos depositados en un CDT solo se pueden retirar una vez vence la duración establecida, en el que la persona recibirá el monto invertido más los intereses generados durante este tiempo. También puede pactarse el pago de intereses mensuales. Normalmente a mayor monto y plazo, la tasa de interés es mayor. Es una herramienta útil para tener como inversión que genera ingresos o renta por intereses.
  • Cuenta de ahorros para niños: “La educación financiera es fundamental empezarla desde pequeños, porque con seguridad será un adulto que sabrá administrar su dinero e inversiones” apunta el señor Fabio Chavarro. Las entidades ofrecen dos tipos de cuentas de ahorro para niños, por un lado los padres podrán abrir una cuenta que tenga como objetivo cumplir algún sueño del menor; y por otro, una cuenta que tenga como objetivo asegurar el futuro del mismo, por ejemplo ahorrar para sus estudios.

“Se recomienda buscar opciones de ahorro e inversión en entidades financieras de larga trayectoria, de reconocida seriedad y que tengan seguros de depósitos de Fogafin o Fogacoop. Evite el ahorro informal, como también aquellos que ofrecen rentabilidades muy altas, porque seguramente implica alto riesgo de perder su dinero. Como decían nuestros padres: de eso tan bueno no dan tanto…” finaliza el gerente corporativo del Grupo Juriscoop.