El sacerdote italiano Carlo Alberto Capella, ex diplomático en Washington, en Estados Unidos,fue condenado a cinco años de cárcel por haber intercambió pornografía infantil a través de una red social en un momento de “conflicto interior”.

Según reseñó el diario El Mundo de España, el sacerdote, además, deberá pagar 5.000 euros de multa y está bajo arresto en el Vaticano. El 21 de agosto de 2017, a la Santa Sede llegó una notificación del Departamento norteamericano de Estado sobre el presunto delito.

Para el mes de septiembre de ese mismo año, el fiscal abrió la investigación y acusó al religioso, de 51 años, por posesión e intercambio de material de pornografía infantil. Igualmente, el juez que llevaba el caso consideró que la jurisdicción tenía que ser de la autoridad judicial vaticana.

Capella tenía una “buena carrera” diplomática, puesto que estuvo en las sedes del Vaticano en la India, Hong Kong y en la Secretaria para las Relaciones con los Estados en el Vaticano. Llegó al juzgado delgado, con barba y cabello canoso.