Sainz: “Somos claramente el coche más lento en recta”

324
  • Las mejoras para dar carga aerodinámica no funcionan por la falta de potencia
  • Confiesa que ya sufren desde hace algunas carreras
  • El equipo experimenta con los setups para compensar el hándicap con el motor

Carlos Sainz teme que Toro Rosso ya haya comenzado a pagar el precio de utilizar una unidad de potencia Ferrari de 2015 que no recibirá actualizaciones.

El acuerdo alcanzado a última hora obligó, por el diseño del monoplaza, a renunciar al motor de 2016 ya que eso hubiese supuesto un rediseño completo del coche sin tiempo material para llegar a la primera carrera.

Si bien es cierto que en el equipo de Faenza eran conscientes de que llegaría un momento de la temporada en el que sufrirían la falta de actualizaciones en su motor, el piloto madrileño ha señalado que realmente ya sufren las consecuencias.

Sabíamos que llegaría y creo que lo hizo hace un par de carreras, pero creo que nuestro rendimiento fue realmente bueno en Silverstone y Austria”, ha dicho a Motorsport.com.

“En Budapest logramos maquillarlo. En las últimas tres carreras hemos estado sufriendo un poco más teniendo que experimentar mucho con los setups para compensarlo”.

En este sentido, Toro Rosso introdujo en su STR11 una gran actualización aerodinámica en Alemania pero no pudieron sacarle partido ya que la falta de potencia en su motor hace que las mejoras que buscan generar carga aerodinámica no funcionen.

“Es una mejora para producir carga, pero no podemos poner carga aerodinámica en el coche porque somos claramente el coche más lento en las rectas de lejos”, ha apuntado el español.

“Lo hemos estado calculando y estamos perdiendo más de un segundo en total en las rectas.Estamos teniendo que rodar con carga muy, muy baja. Por tanto, no importa si traes mejoras aerodinámicas para mejorar la carga en el coche si no puedes usarlas por la falta de potencia, así que estás en la misma posición. Funcionaba, simplemente no podemos poner todas nuestras armas en el coche ahora mismo”.

Así, con circuitos como Spa-Francorchamps o Monza en el horizonte justo tras la vuelta de vacaciones, Sainz cree que podrían tener retos aún más grandes allí pero confía en que encuentren un camino para ser competitivos.

“Quizás tengamos una sorpresa porque cuando fuimos a Canadá y Bakú, donde todos necesitan quitar carga en sus coches, nosotros seguimos siendo competitivos en las curvas. Quizás cuando vayamos a Spa o Monza, todos tengan que quitar carga y quizás nosotros perdamos en las rectas, pero ganemos en las curvas“, ha concluido.