Aproximadamente 832 personas murieron en el devastador terremoto y tsunami que golpeó la isla indonesia de Sulawesi, dice la agencia nacional de desastres, pero el vicepresidente Jusuf Kalla dijo que la cifra final de muertos podría ser de miles.

Los rescatistas han estado cavando incluso con sus propias manos en la búsqueda de sobrevivientes en la ciudad de Palu. “Lo que ahora necesitamos desesperadamente es maquinaria pesada para despejar los escombros. Tengo a mi personal sobre el terreno, pero es imposible basarse únicamente en su fortaleza para despejar esto”, dijo Muhammad Syaugi, jefe de la agencia nacional de búsqueda y rescate. También ha habido preocupaciones sobre la ciudad de Donggala, donde el impacto aún no está claro.

La Cruz Roja estima que más de 1,6 millones de personas se han visto afectadas por el terremoto y el tsunami, que describió como una tragedia que “podría empeorar” ya que las fuertes réplicas continúan golpeando la isla desde el primer terremoto del pasado viernes.El presidente Joko Widodo visitó Palu para ver los sitios afectados por el desastre, incluida Talise Beach, la principal zona turística afectada por el tsunami indicando que “sé que hay muchos problemas que deben resolverse en poco tiempo, incluidas las comunicaciones”.
Palu se encuentra en una situación donde aproximadamente 335,000 personas permanecen desaparecidas, algunos que se cree están atrapados en los escombros de los edificios derrumbados.

terremoto1

Diferentes equipos de rescate cavaron a mano para liberar a 24 personas atrapadas en los escombros del hotel Roa-Roa en la ciudad de Palu, pero se teme que docenas más sigan atrapados. Los cuerpos de las personas fallecidas han estado en las calles de la ciudad y los heridos están siendo tratados en tiendas de campaña debido a daños a los hospitales.

Sobrevivientes en Palu se acostaron al aire libre el sábado por la noche, siguiendo los consejos de los oficiales de no regresar a sus hogares por precaución. “Se siente muy tenso”, dijo a AFP Risa Kusuma, quien estaba con su bebé febril en un centro de evacuación. “Cada minuto una ambulancia trae cuerpos. El agua limpia es escasa. Los minimercados son saqueados en todas partes” añade.

En Poso, a cuatro horas en coche de Palu, los suministros se están agotando. Las gasolineras estatales han cerrado porque se han secado. La gente hace cola en los puestos de venta, compra gasolina en botellas para llevar al área afectada y busca a los seres queridos que faltan. Los supermercados tienen comida limitada y es difícil encontrar agua embotellada.

¿Por qué el terremoto ha causado innumerables muertes desde el viernes?

terremoto

El terremoto de 7,5 grados de magnitud ocurrió a una profundidad de 10 km (6,2 millas) frente a la isla central de Sulawesi a las 18:03 (10:03 GMT), lo que desencadenó un tsunami, según los observadores estadounidenses.

Muchas personas estaban en la playa en Palu, preparándose para un festival, y fueron atrapadas cuando las olas barrieron.

Un controlador de tráfico aéreo en el aeropuerto de Palu murió asegurando que un avión despegó de forma segura después del terremoto.