Leslie estaba en el frente limpiando los refrigeradores cuando el sospechoso entró en su tienda Baskin-Robbins.

«Déjame ir detrás del mostrador muy rápido para poder atender a este cliente», dijo Leslie. «Luego, tan pronto como llego al mostrador, me agarra por el delantal y sostiene su cuchillo en mi estómago».

Con lo que el ladrón no contó fue con su compañero de trabajo, que se mantuvo tranquilo y le dijo al ladrón que se calmara. Tan pronto como abrió la caja, el ladrón deja caer el cuchillo y se lanza hacia el dinero.

«Mi compañero de trabajo agarró su cuchillo y lo tiró, añadió. «Luego dio la vuelta como para irse pero luego regresó y saltó sobre el mostrador».

Mientras ella llama al 911, su compañero de trabajo dejo de batir helado y empezó a lanzar puñetazos y patadas, mientras sostenía el cuchillo del sospechoso.

Vídeo: Live Leak