El 2016 todavía no ha terminado y aún quedan héroes anónimos dispuestos a hacernos recobrar la fe en el ser humano, una vez más. Este es el caso de un hombre que puso en riesgo su vida para salvar la de un perro que se había quedado atrapado en el hielo de un lago completamente congelado.

Los acontecimientos sucedieron en el Parque Gagarin, en Simferopol, una ciudad de la península de Crimea, según la información recogida del vídeo colgado en YouTube. Un perro de tamaño mediano se había quedado atrapado dentro del agua del lago, gastando todas sus energías en mantenerse a flote e intentando dirigirse hacia una orilla, sin éxito. Los grandes bloques de hielo se lo impedían.

Desde el muelle del lago, un grupo de personas observa la escena y, de repente, uno de ellos se quita la ropa con la idea de meterse en el agua y rescatar al animal. Sin pensar, casi, en lo fría que pudiera estar el agua o sondear los peligros de meterse en un lago congelado, el hombre se lanza al agua y de una sola tirada se hace con el perro hasta ponerlo a salvo.

En la orilla, otro grupo de personas esperan su llegada para tenderle una mano y ayudarlo a salir del agua. Toda una cadena humana de ayuda que logró salvar la vida de un animal, en este caso, pero que pone de manifiesto la bondad subyacente del ser humano ante este tipo de situaciones.