Santa Fe pone corazón y dignidad pero deja la Copa

170

Cerro Porteño - Santa FeEl envión anímico que tuvo el equipo con cinco victorias consecutivas en el torneo colombiano, apenas alcanzó para sumar un punto en los dos partidos definitivos que tuvo para su paso a los octavos de final.

Si bien el empate en Asunción lo clasificaba, la formación de Alexis García resultó conservadora. Leivyn Balanta como lateral izquierdo pese a su falta de fútbol, Yerri Mina como volante de marca en ausencia de Jeison Gordillo y Antony Otero como único delantero.

Desde muy temprano se manifestó el instinto de protección de Santa Fe. Una línea de cinco se ubicó cerca del área para frenar a Cerro Porteño que con lo atacó con muy poco. Balanta fue amonestado a los tres minutos y a los 18 vio la roja. Con diez jugadores controló el partido pero Robinson Zapata dejó colar un remate de costado por su palo para el 1-0.

En el complemento William Palacios entró por Otero. Con velocidad y pelotazos largos, Santa Fe se animó por el empate. Otra expulsión, la de Yerri Mina lo dejó sólo con el corazón. Aún así puso nervioso a los paraguayos que cedieron el manejo de la pelota y del dominio.

Sergio Otálvaro buscó la heroica en una salida por derecha en la que terminó mano a mano con Antony Silva. William Tesillo lo intentó con un frentazo que el portero, exigido, sacó al córner. Omar Pérez ingresó en los últimos diez minutos por un golpe que dejó lastimado a Palacios.

Corazón, pelota quieta, dignidad y experiencia no alcanzaron para el empate frente a este Cerro Porteño que tímido y sin poder de definición, avanzó a la próxima ronda. Quizás faltó ambición desde el comienzo.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente