Santos: Los que no quieren oír buenas noticias se están quedando sin argumentos

​Durante la inauguración de la nueva sede de la Contraloría General de la República, cumplida en Bogotá, el Jefe del Estado recordó que Naciones Unidas exaltó el rigor con el que se llevó el proceso de dejación de armas del citado grupo.

314

“Los que no quieren oír buenas noticias se están quedando realmente sin argumentos”, afirmó hoy el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, al valorar la dejación de armas de las Farc ocurrida el último martes en Mesetas, departamento del Meta.

Durante la inauguración de la nueva sede de la Contraloría General de la República, cumplida en Bogotá, el Jefe del Estado recordó que Naciones Unidas exaltó el rigor con el que se llevó el proceso de dejación de armas del citado grupo.

“Lo dijo ayer Naciones Unidas: nunca había sucedido esa rigurosidad, esa forma tan completa de una entrega de armas, en ninguna parte del planeta”, destacó.

En ese sentido, el Nobel de Paz 2016 comparó la dejación de armas del proceso de paz colombiano, con resoluciones de conflictos armados en otros países del mundo.

“Siempre en El Salvador, en Guatemala, en Sir Lanka, en Sudáfrica, por cada tres guerrilleros se entregaba un arma. Aquí se entregó un arma por cada guerrillero, y cada guerrillero tuvo que firmar personalmente esa entrega, un registro (…) y una promesa, un compromiso de nunca volver a utilizar las armas de aquí en adelante”, sostuvo.

“Eso nunca se había visto en la historia de la solución de un conflicto armado”, agregó el Mandatario.

Así mismo, el Presidente Santos desvirtuó versiones que calificaron la dejación de armas de las Farc como una farsa.

“Hay algunos que dicen que lo de ayer fue una farsa, que porque las armas de las Farc no fueron todas las que se entregaron”, relató.

“Y dicen por ejemplo que no, es que el señor Montesinos, allá el peruano, le había vendido hace algunos años, hace muchos años, 10.000 fusiles a las Farc, y que ¿dónde están?”, continuó.

Al respecto, el Presidente de la República explicó que durante más de una década se incautó armamento a las Farc, el cual se encuentra en poder de las Fuerzas Militares y de Policía.

“Llevamos (…), 11 años todos los días incautando fusiles y caletas. Cientos de miles de fusiles están en manos de las Fuerzas Militares y de la Policía”, aseguró.

Punto de inflexión

El Presidente Juan Manuel Santos consideró además que lo acontecido ayer en Mesetas constituye un punto de inflexión en la historia del proceso de paz en Colombia.

“Ayer presenciamos un hecho histórico (…), la totalidad de las armas de las Farc en unos contenedores de Naciones Unidas, que serán llevados para luego convertirlos en unos monumentos, tres monumentos: uno en Estados Unidos, otro en Cuba y otro en Colombia”, resaltó.

“Ese es el punto de inflexión del proceso de paz, porque a partir de ayer las Farc, como grupo armado, dejaron de existir después de 53 años”, aseveró.

No obstante, el Presidente Santos advirtió sobre las dificultades de la implementación del Acuerdo pactado entre las partes en La Habana, Cuba.

“La implementación de este Acuerdo va a ser difícil, porque es un Acuerdo muy complejo y muy completo”, dijo el Mandatario.

Para concluir, el Jefe del Estado calificó de contrasentido el argumento de que el costo de la paz es demasiado alto.

“Hay gente que dice que la paz está costando mucho. Es un contrasentido, la guerra cuesta mucho más”, puntualizó el Presidente de la República.

Al acto de inauguración de la sede del ente fiscalizador asistieron, además del Presidente Santos, el Contralor General, Edgardo Maya Villazón; el Ministro de Justicia, Enrique Gil Botero; el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría; el Alcalde Mayor de Bogotá, Enrique Peñalosa, y el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, entre otras personalidades.