En un anuncio el presidente Juan Manuel Santos suspendió la búsqueda del Galeón San José por un proceso judicial en curso en contra de la licitación para el rescate. Esta labor quedará en manos del gobierno de Iván Duque.

Este 23 de julio era la fecha límite para la postulación de los proponentes a la asociación público privada que rescataría el apreciado naufragio. Pero una acción popular que no ha sido resuelta por el Tribunal Superior de Cundinamarca impidió que se eligiera la compañía licitatoria y se cerrara el proceso.

La acción popular está dirigida contra el Ministerio de Cultura y busca tumbar el proceso licitatorio, en caso de adjudicarse, trabaría el rescate. El principal argumento de los opositores a las condiciones del contrato, es que parte del Galeón podría ser vendido, lo cual violaría el patrimonio colectivo de los colombianos.

Respecto a esto, el presidente dijo en su pronunciamiento que el modelo propuesto genera cero costo para el Estado, y “es este un logro que hubiese querido dejar firmado en mi gobierno”. Sin embargo, las iniciativas de los “ciudadanos preocupados” que han adelantado una acción popular, dilató este proceso. “Estamos seguros de haber dado sólidos argumentos jurídicos sobre las pretensiones de esa demanda”.

Se esperaba la respuesta del Tribunal a la acción popular presentada, pero en su ausencia, el mandatario decidió cancelar el proceso. “Por respeto a las instancias judiciales, al estado de derecho y garantizando la seguridad jurídica de todos los sujetos que aquí han intervenido. He tomado la decisión de suspender los términos del proceso en curso”, afirmó Santos.

El Galeón San José fue hallado en noviembre de 2015 después de años de búsqueda en diferentes gobiernos. El descubrimiento estuvo a cargo de los arqueólogos Ernesto Montenegro y Roger Dooley, este último dedujo el área donde podría haber explotado la embarcación durante el intercambio de disparos con el Comodoro Wager de la armada inglesa.

Se especula con base en la información histórica disponible, que el valor de las monedas de oro contenidas en el navío al momento de su naufragio podría ser cercana a los 32.000.000.000.000 (32 billones) de pesos, es decir 10.000 millones de dólares.

Además, según el presidente Santos, contiene “una vajilla china, vasijas de orígenes diversos. La maravilla de los cañones de bronce y las inigualables cureñas que han sido estudiadas con atención. Todo esto, de valor invaluable, se les entrega a los colombianos y al nuevo gobierno de manera integral”.

El mandatario agradeció a las compañías que permitieron formular las leyes en torno al patrimonio como son la Comisión de Antigüedades Naufragas, máximo órgano asesor del gobierno nacional en esta materia, y quien realizó el diseño de la Asociación Público Privada hoy en curso. También al Ministerio de Cultura y al Instituto Colombiano de Antropología e Historia.

“Esperamos poder ver muy pronto los resultados de estos esfuerzos, con la realización de la más importante expedición científica de todos los tiempos sobre patrimonio sumergido, el laboratorio de conservación de materiales y un gran museo para Cartagena de Indias”, finalizó el mandatario.