Como todo lo que está relacionado con la feminidad, la satisfacción sexual de las mujeres resulta ser una compleja e interesante mezcla sensorial que puede tardar años en dominarse, por lo que llegar al orgasmo requiere de mucho autoconocimiento, autoestima y mucha creatividad.

La clave está en no temer a experimentar y aprovechar todas las herramientas disponibles hoy en día para llevar el disfrute íntimo al siguiente nivel.

Uno de los mejores aliados son los juguetes sexuales, que además de cumplir fantasías a solas, también sirven como complemento ideal cuando se está en compañía.

Actualmente, los succionadores de clítoris son los que llevan la delantera en la cama, específicamente el Satisfyer, un novedoso dispositivo que, después de causar furor en Europa, viene a complacer al público colombiano de la mano de EroticFeel.

A continuación, algunos tips para incluirlo de manera exitosa en tu rutina sexy y elevar la sensualidad como nunca antes.

Incluirlo en el juego previo

De acuerdo a múltiples psicólogos y sexólogos, la calidad de la preparación antes del sexo puede determinar si habrá o no un final feliz. Eso significa que la seducción, las caricias, los aromasy el ambiente, son más importantes de lo que parecen.

¿Por dónde empezar? Pues, a parte de los estímulos visuales, los masajes con aceites esenciales despiertan los sentidos, relajan las tensiones y propician el deseo de continuar.
Estos juegos eróticos deben ser siempre realizados con artículos de calidad, pues estarán en contacto directo con la piel. Bijoux Indiscrets, por ejemplo, ofrece una línea creada por mujeres y para mujeres de fórmulas exquisitas para maximizar el placer fácilmente a través de los sabores y el tacto, compatibles con el Satisfyer.

Este tipo de caricias no tienen por qué limitarse a zonas tradicionales como la espalda, el cuello o los pies, lo mejor es combinarlo con áreas más sensuales como muslos, glúteos y pechos, alternando técnicas manuales con las ondas vibratorias del succionador de clítoris.

Sí al oral

Después de tomarse el tiempo necesario para despertar la feminidad, no hay nada como una buena estimulación oral. Y es que los labios, al igual que los genitales, poseen miles de terminaciones nerviosas que simplemente no pueden ser pasadas por alto.

No obstante, existen personas que todavía no logran sentirse completamente cómodas con dicha práctica. Por suerte, el Satisfyer es una excelente alternativa que no decepciona.

En lugar de utilizar los labios, el dispositivo excita las terminaciones sensitivas del clítoris mediante diferentes niveles de intensidad, generando una percepción de vacío debido a su sistema de funcionamiento basado en la emisión de ondas expansivas de aire. Solo se necesita posicionarlo sobre la zona erógena para apreciar el aumento del flujo sanguíneo y entregarse al placer.
Si este no es el caso, no hay nada de que preocuparse, igualmente puede ser utilizado durante el sexo oral con la finalidad de acrecentar el disfrute o alcanzar un orgasmo previo a la penetración.

Una oportunidad al bondage

Abrirse a nuevas disciplinas eróticas da paso a una cantidad infinita de orgasmos, pues a pesar de que los primeros intentos no terminen según lo planificado, la práctica constante de las mismas es lo que perfeccionará poco a poco las técnicas.

Entre tantas opciones, el bondage es sin duda uno de los estilos sexuales más provocativos que puedan existir, ya que tal sentimiento de dominación tanto por parte de uno mismo como de la pareja, excita de manera increíble.

Para iniciar en este mundo, hacen falta ciertos objetos como los de Maze by Bijoux, una colección fetiche de collares, arneses, ligueros, cinturones, correas y hasta estéticos látigos de cuero, disponibles en la web de EroticFeel.

Lo verdaderamente atractivo de esta línea es su diseño discreto que permite lucir sus piezas incluso fuera de la habitación, cosa que aumentará la temperatura incluso antes del juego previo. Sin embargo, es posible añadirle más picante a la situación si, además de pasear con dichos accesorios, colocas el Satisfyer en la cartera listo para ser usado donde sea.

Combinarlo con la postura preferida

Añadir un juguete al acto sexual no tiene por qué ser motivo de pena o disgusto. Al contrario, ayuda a que la relación sea mucho más placentera e incluso facilita la llegada femenina al clímax.

Los expertos en la materia recomiendan usar el dispositivo especialmente en posturas de penetración donde el clítoris necesite un extra de estimulación. Si el órgano está bien atendido y aun así se quiere introducir el Satisfyer en el juego, puede ser colocado en el pecho como se ha dicho.

En líneas generales, dicho aparato no presenta contraindicación alguna más que la de mantenerse atento ante la irritación por sobre estimulación.

Al final, el sexo es imaginación, es descubrir para conocer mejor a la pareja y a uno mismo y si el uso del Satisfyer ayuda, bienvenido sea…