¿Se avecina la tercera guerra mundial?

316
Catastrofe. Foto: Pixabay

En multiples portales web se ha generado un debate profético que se convertirá en la noticia más titulada en los medios (el fin de todos los tiempos), para entender en lo que se basan estas teorías de los videntes de la tercera guerra mundial debemos recordar que La Primera Guerra Mundial, también conocida como Gran Guerra, ​ fue la confrontación armada, ocurrida principalmente en Europa, que empezó el 28 de julio de 1914 y finalizó el 11 de noviembre y La Segunda Guerra Mundial fue el conflicto militar global que se desarrolló que sucedió a la citada primera acción bélica entre 1939 y 1945. En esta se vieron implicadas la mayor parte de las naciones del mundo que hoy nos gobierna. El discurso ideológico se convirtió en demagogia, todos apuntan hacia un lado incitando intereses comunes pero con pretenciones individuales.

Ahora bien, después de estos dos grandes sucesos, el ser humano ha incrementado sus esfuerzos en encontrar la resoluciónn de conflictos a través del dialogo como arma principal en todas las naciones, se suman las mesas de negociación, dialogos de paz, El presidente que mandó un mensaje de guerra viaja al país que recibió la carta, la iglesia interviene, la iglesia no opina, las Naciones Unidas, el G8, los Derechos humanos, el Nobel de Paz, citas de Ghandi, palabras, palabras, palabras…. El mismo discurso. Hasta aquí hay una invitación que exalta nuestro principio de buena fe, pero hay un problema, este discurso pierde su validez al entender que quienes lo ,manejan usan el respaldo militar como alternativa temeraria en caso de no ser escuchados: es decir, que las potencias mundiales Por las que votamos, invitan a la paz basandose en que tienen la capacidad de generar más guerra que su adversario.

El fin de los tiempos

Los hechos se repiten, (para las futuras generaciones), hoy, pleno inicio del siglo XXI,la mayoría de los habitantes del planeta tierra asume que nos detruirán las bombas nucleares que Kim Jong-un ensaya desde Corea del Norte apuntando a algun sitio para medir el radio de su destrucción. Y no es así, existen muchas formas en las que el ser humano puede conocer el fin de su tiempo en la tierra, tal vez no sea del interés común, sea difícil de pensar y suene fantacioso puesto que implcaría creer en teorías y conspiraciones, pero estas al ser muy bien sustentadas nos generan autocrítica.

Vale la pena tomarse un tiempo para analizarlas

La Naturaleza

Craig Hamilton-Parker, profesó el triunfo de Donald Trump, y asegura que desastres naturales golpearán al mundo con mucha violencia en 2018. “El 2018 se verán terremotos sin precedentes, un clima feroz y erupciones volcánicas”. Esto, según él, se debe al calentamiento global y sobre todo al aumento en la actividad del Sol. Entre los desastre,  Parker, menciona que el Monte Vesubio en Italia hará erupción y Napolés tendrá que ser evacuada, pero no sólo eso, según el profeta, habrá un aumento de actividad sísmica, temblará donde no lo ha hecho en más de 1000 años.

La destrucción ambiental

Michel de Nôtre-Dame, conocido como Nostradamus, predijo también un desastre natural en Estados Unidos, que probablemente afectará su área occidental, pero que ese poder se sentirá en todas partes del mundo”. En cuanto a las catástrofes naturales se destruirá “el planeta con otro planeta gigante que se aproxima a la Tierra”.

 

Dos potencias mundiales

Nostradamus asegura que “Comenzará una guerra entre las dos grandes potencias mundiales y durará un 27 años. la era de gran violencia coincidirá con la aparición de un cometa en el cielo”. En la guerra que predice Nostradamus se usará “terrorismo nuclear”.

Los muertos vivientes

Según el profeta francés, los muertos saldrán de las tumbas. A pesar de que esta profecía se ha reiterado que podría cumplirse desde hace muchos años, parece que 2018 es el tiempoel que pasará. “No muy lejos de la edad del milenio, no habrá más espacio en el infierno, los muertos enterrados saldrán de sus tumbas.”, lo que sería una señal del Apocalipsis.

 


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente