La capitana del barco de rescate de la organización «Sea-Watch», Carola Rackete, declaró hoy que está dispuesta intensificar la confrontación con el Gobierno italiano si no se llega a un acuerdo sobre los migrantes a bordo y se le niega la autorización para amarrar en Lampedusa.

«La situación (en el barco) es actualmente muy tensa», dijo la capitana a dpa y agregó que ya no puede garantizar la seguridad de las personas a bordo. Algunos amenazaron con saltar por la borda, subrayó. Rackete aseguró que si no hay acuerdo está dispuesta a entrar en el puerto de Lampedusa sin permiso.

El miércoles, la capitana alemana desestimó un decreto del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, y entró sin autorización en aguas territoriales italianas.

El «Sea-Watch 3″, con 42 migrantes a bordo, esperó frente a Lampedusa para obtener un permiso portuario. El barco los había recogido en Libia el 12 de junio.

Italia ya no quiere permitir que desembarquen migrantes que llegan al país en barcos civiles si otros Estados de la Unión Europea (UE) no se muestran dispuestos a hacerse cargo de estas personas.

«La situación de muchos barcos en el pasado es que nosotros, como República Federal de Alemania, estamos dispuestos a aceptar a algunos de estos refugiados si otros países de la UE hacen lo mismo», señaló hoy el ministro alemán del Interior, Horst Seehofer.

El ministro conservador acusó a la Comisión de la UE de hacer muy poco para encontrar una solución a esta situación.

«Con «Sea-Watch 3″ tenemos ahora el problema de que otros países de la UE son extremadamente cautelosos, y lamentablemente la Comisión de la UE no está trabajando con la intensidad necesaria», subrayó Seehofer en Berlín, al margen de la presentación del informe anual de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución.

Por su parte, el comisario de Interior de la UE, Dimitris Avramopoulos, hizo hoy un llamamiento a los países miembros para que actúen con solidaridad.