Recientemente me llamó una amiga, ella tiene 30 años es una gran profesional y muy simpática, pero sus pensamientos están  en plena oscurana, no haya que hacer, tiene dos años de no tener empleo y está viviendo con su ‘marido’ por conveniencia plural.  Me dijo: -dime que hago para ser famosa y tener dinero, me encuentro desesperada por no tener trabajo. (…).

Todos casi diario escuchamos o leemos esa clase de comentarios, nunca inventes escusas como éstas: “es que no soy estudiado”, “es que mis padres me abandonaron desde muy niño”, “ese trabajo no me gusta”, “es que el tiene suerte”,  “mira ella es bonita y se acostó con el jefe para que la subieran de puesto”.  Etc.

Si quieres tener éxito, abandona el miedo y olvídate de los pretextos, jamás permitas adoptar palabras o pensamientos ineptos, con el hecho de respirar ya eres grande, trabaja por lo que deseas, para vivir el esplendor de tus objetivos en grande, tendrás que vencer  gigantes e innumerables de obstáculos.

Para ser exitoso en lo que más deseamos, tenemos que ser sumamente organizados con el tiempo, sentimientos, emociones y pensamientos. Tenemos que ser dedicados  y apasionados, por lo que realmente queremos lograr, centrémonos dulcemente por convertir nuestra idea en maravillosa realidad.

Desistir a nuestra meta en el primer intento es dejar de respirar. Tus fracasos los puedes contar, pero si triunfa tus éxitos serán incontables, no te rindas en los primeros intentos todos los grandes triunfadores nos, han demostrado que vale la pena insistir, si tú deseas ser triunfador estudia a los triunfadores, si no lo haces automáticamente te estás sumando a los fracasados…

Seamos adicto a perseguir nuestros sueños, seamos adicto por hacer lo mejor, seamos adicto por decorar con lujo nuestro legado. ¿Cómo deseas ser recordado el día que estés ausente físicamente de este mundo?.  No permitas que tu recuerdo  sea como el rastro de las aves en el espacio, lucha por ser el más recordado genuinamente de tu generación; de tu pueblo, ciudad, región, país y porque no del mundo, no seas como muchos que a los pocos meses de fallecidos los más cercanos vecinos no recuerdan quien fue ni, como fue y en ocasiones ni el nombre recuerdan.

Debes diseñar mil formas de ser recordado y no mil formas de se olvidado, tu huella por el mundo terrenal tiene que darle brillo a tu descendencia, no desperdicies el privilegio de tu existir. Invierte en lo productivo, lee libros de exquisitos contenido.

Nuestro presente tecnológico es fabuloso gracias a las personas que se preocuparon u ocuparon para que nosotros viviésemos con mejores condiciones, lo que hicieron ellos es extraordinario. Nosotros tenemos que comprometernos por dejarles buen legado a las venideras generaciones.

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
El chico poeta