¿Sedentarismo provoca ansiedad?

356

¿Te sientes más ansioso que de costumbre? Intenta pasar menos tiempo sentado. Una nueva investigación ha revelado que las personas que pasan mucho tiempo sentadas, ya sea frente a la computadora, en el tráfico o viendo la televisión tienen mayores probabilidades de padecer ansiedad.

Investigadores analizaron nueve estudios que evaluaban los niveles de ansiedad de las personas, así como sus conductas sedentarias, al sumar el tiempo que los participantes pasaban realizando actividades como ver la televisión, trabajar en una computadora o jugando videojuegos.

Al examinarlos juntos, los estudio mostraron evidencia que un mayor comportamiento sedentario se relaciona con el riesgo de padecer ansiedad.

Entender factores que podrían aumentar el riesgo de sufrir ansiedad puede ayudar a los expertos en la salud a desarrollar estrategias que las personas pueden utilizar para disminuirla y tratarla.

Estudios previos han relacionado el sedentarismo con problemas a la salud, incluyendo obesidad, padecimientos cardiacos, diabetes tipo 2 y osteoporosis. Pero aún falta investigar las formas en que puede afectar la salud mental.

Más de 27 millones de personas en el mundo padecen de ansiedad. Las personas afectadas por la ansiedad tienen preocupaciones excesivas y persistentes (que suelen ser poco realistas) durante su vida diaria. Los síntomas pueden incluir fuertes palpitaciones cardiacas, dificultad para respirar, dolores estomacales, tensión muscular, sudoración y sentirse tembloroso o mareado.

Aún resultado incierta la forma en que el sedentarismo puede aumentar la ansiedad en las personas, pero las primeras teorías de los investigadores apuntan al hecho de que éste comportamiento afecta los patrones del sueño, cambia el metabolismo y incluso produce aislamiento social.

Los resultados fueron publicados en el diario BMC Public Health.

5 tips para vencer el sedentarismo

Aquellas personas que se sientan por largas horas frente al escritorio mostraron un riesgo 90 por ciento mayor de desarrollar diabetes, tienen 18 por ciento más de posibilidades de padecer cáncer y, por si fuera poco, un 24 por ciento más de certeza de morir de causas naturales.

Esta noticia es especialmente preocupante para quienes hacen ejercicio de manera regular porque aun haciendo 30 minutos de actividad física al día, dice el estudio, no se deshacen los efectos nocivos de la vida sedentaria.

Si pasas mucho tiempo sentado todos los días corres el riesgo de padecer obesidad, hipertensión arterial, diabetes, cáncer, depresión y una serie de otros problemas de salud.

A esto hay que agregar que, de acuerdo a diversas fuentes, el número de trabajos sedentarios se ha incrementado un 83 por ciento desde 1950 y que la encuesta Ergotron JustStand asegura que más del 86 por ciento de los trabajadores reportó pasar todo el día sentado en su escritorio.  Incluso la BBC apuntó que los empleos sedentarios son un problema de salud global. No es de extrañar que haya quienes aseguren que “estar sentados es tan malo como fumar”.

Hay organizaciones en todo el mundo, como la American Medical Association, que están pidiendo a las empresas encontrar maneras para que sus empleados no pasen tanto tiempo sentados.

Con estos riesgo innegables a la salud en mente, es importante que todas las empresas – no solo los grandes corporativos- incluyan “programas de bienestar” en sus estrategias de recursos humanos para así tener un lugar de trabajo más saludable.

Hay varias maneras de incorporar movimiento en las jornadas que no cuestan dinero y no interrumpen el flujo de trabajo.

  1. Crea una estación de trabajo de pie. Puedes poner una mesa especial que se ajuste a los empleados que quieran trabajar estando de pie.
  2. Párate mientras hablas. Ponte de pie cuando contestes el teléfono o cuando un compañero se acerque a tu escritorio. Puedes permanecer de pie para juntas que no requieran computadora o que no sean muy largas. Los beneficios son claros: después de un año de estar parado un par de horas más cada día se habrán eliminado 30 mil calorías extras. Eso equivale a correr unos 10 maratones.
  3. Levántate y estírate. No es sano mantener la misma postura por más de 30 minutos. Cuando sientas que te está dando sueño o que tus músculos se entumen (un signo de que tu metabolismo se está alentando), es tiempo de ponerse de pie. Levántate cada dos horas al baño, a servirte café o llenar tu botella de agua.
  4. Cambia tu postura. Invierte en teclados y sillas ergonómicas. Cambia la composición de tu escritorio conforme vaya mejorando tu posición corporal.
  5. Haz un pacto. Es más fácil hacer un cambio fuerte en los hábitos personales cuando se hace en comunidad. Ponte de acuerdo con tus compañeros para tomar un descanso de un minuto para levantarse y hacer ejercicio brevemente.

Estos cambios pueden tener un efecto positivo en el rendimiento laboral, incrementándolo hasta en un 18 por ciento.   Pararte y sentarte según tu cuerpo lo requiera incrementa el flujo sanguíneo, metabolismo y el consumo calórico mientras mejora la concentración, energía y productividad.