Las operaciones empresariales se han extendido por el mundo; la asistencia de ejecutivos y colaboradores a convenciones, ferias y ruedas de negocios es más alta que nunca; y más importante aún, Colombia es uno de los puntos geográficos alrededor del cual gira hoy el turismo corporativo en Latinoamérica.

Prueba de esto, es el aumento en un 13,68% del número de viajeros que llegaron a nuestro país desde el año 2012 y que señalaron como motivo principal de su visita las reuniones de negocios. Cifras de ProColombia indican que el año pasado ingresaron al país 143.411 ejecutivos por turismo de negocios.

Por este mismo motivo, unos 235.000 colombianos salieron al exterior en el año 2017, destaca un informe del Grupo de Estudios Institucionales de Migración Colombia. El turismo corporativo enlaza al país con negocios en todo mundo y hace frente a la creciente demanda de movilizaciones por trabajo al exterior fruto de los diferentes Tratados de Libre Comercio (TLC) y Acuerdos Comerciales de Colombia alrededor del mundo.

Un crecimiento de viajeros que también es impulsado por la consolidación de la conectividad de Colombia con el mundo. De hecho, según cifras del International Air Transport Association (IATA), en los últimos 12 años el país pasó de tener menos de 500 vuelos semanales internacionales a más de 1.000; y hoy se conecta directamente con 81 destinos internacionales gracias a 34 aerolíneas.

Y con estos ejecutivos de negocios que van al exterior, viajan las compañías a las que representan. Es por ello, que estas deben contemplar en su estrategia de éxito empresarial un seguro de viajes internacionales que proteja la movilidad de sus colaboradores.
Estos seguros ofrecen la posibilidad de solucionar las necesidades de tranquilidad y protección que buscan las empresas que envían sus ejecutivos al exterior. Según Ivonne Orozco Vasconsellos, vicepresidente Multiline de Chubb Seguros Colombia S.A. “las empresas son las responsables de sus colaboradores y contar con este tipo de pólizas les brinda herramientas a la hora de enfrentar eventualidades”.

Las compañías no pueden subestimar el riesgo que implica un viaje fuera o dentro del país, y mucho más corporaciones que cuentan con un número considerable de ejecutivos viajando constantemente. Pueden pasar muchas cosas mientras el colaborador se encuentra de viaje, por ejemplo, perder la maleta, un vuelo retrasado, enfermarse o sufrir un accidente. De hecho, hasta una picadura de insecto puede representar un reto para el afectado una vez se encuentre en otro territorio.

Otro aspecto importante que deben contemplar las empresas a la hora de asegurar los viajes de sus ejecutivos es que estas pólizas sean capaces de cubrir grandes montos. Existen eventualidades que pueden llegar a ser realmente costosas como gastos médicos hospitalarios y odontológicos, traslados médicos, tránsito sanitario, muerte accidental, asistencia legal, retraso y cancelación de vuelos, repatriación de restos, acompañamiento de un familiar, y hasta la pérdida o demora del equipaje con información valiosa.

Ivonne Orozco Vasconsellos, recomienda tener en cuenta programas controlados de viajes de negocios o acceder a bolsas de días como las que ofrece Chubb que “cuenta con una herramienta digital para cotizar y expedir en línea, de forma eficiente y rápida, pólizas de corta o larga duración, individuales o para grupos de ejecutivos”.

Con más de 10 aerolíneas como partners en la región y más de 45 en todo el mundo, Chubb es una de las empresas líderes en seguros de viaje no solo en América Latina, sino en el mundo. Posee amplia experiencia en la maximización de las ventas de este tipo de seguro a través de una variedad de canales (agencias de viaje, líneas aéreas, bancos y proveedores de viajes online).