El servicio social nos afecta a todos

374

El servicio social es un trabajo esencial para una sociedad estable. Tiene dos objetivos principales: la aplicación de los derechos sociales y económicos de individuos y el logro de la cohesión económica, social y territorial, quiere decir que promueve el cambio y el desarrollo social, el fortalecimiento y la liberación de las personas.

Son aquellas presentaciones que se enfocan y mejoran el bienestar social y la calidad de vida, muchas veces están destinados a personas o grupos de personas desfavorecidas de una sociedad y mejoran las condiciones de vida de aquellos destinatarios, quiere decir que siempre incluyen aspectos de apoyo social y no solo de ofrecer un servicio común en general.

De esta forma promueven la integración de personas que se encuentran en el peligro de desintegración en la sociedad por desempleo, enfermedad, pobreza, discapacidad, un déficit educativo o socio económico, iniciados por casos individuales, remedian los abusos y logran a largo plazo proporcionar ayuda para la auto-ayuda.

Así que la base del trabajo forman la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad.

¿Pero por qué el servicio social nos afecta a todos y no solo a los destinatarios y a las personas que trabajan en este sector?, ¿Por qué es tan importante que una sociedad está consciente del trabajo social, su importancia y su impacto?, ¿Por qué las personas y organizaciones que ya se ocupan con aquellos problemas y desafíos no alcanzan?,
porque la sociedad (civil) somos todos nosotros, el valor de la dignidad humana en una sociedad determinamos juntos, entre todos nosotros, el respeto a los demás y la responsabilidad colectiva se refleja en la expresión y actuación diaria de todos nosotros – todos nosotros formamos, reforzamos y somos el alma de la sociedad en la que vivimos y compartimos todos los días.

No son solo los que se enfrentan a sabiendas con dificultades y desigualdades que existen en el mundo. En cualquier acción de cualquier persona se puede reflejar un acto social, consciente o reflejado, y no es necesario que el servicio social se convierta en el punto medio o sentido de la vida para todo el mundo, pero sí es importante que el pensamiento social se convierta en el modo de vivir para todo el mundo, porque somos nosotros, la sociedad, quienes decidimos el valor de una persona o de una cosa, no es la política, ni los medios de comunicación o las empresas mismas, somos nosotros los que decidimos si el acto o pensamiento social en un momento específico tiene mayor importancia que genera beneficios o el precio de compra, que nuestra propia diversión, la atención en público o nuestro tiempo valioso. Quiere decir: un gobierno por ejemplo puede firmar los derechos humanos y también puede implementar y respaldar acciones que favorecen su aplicación, pero solo la gente puede llevar respeto e igualdad a la práctica, y denunciar discriminación y desigualdad en su vida diaria.

El servicio social nace en la sociedad civil y debe ser apoyado por el gobierno y la economía privada, es así como podemos crear una sociedad firme , una sociedad en la que la moral y la dignidad humana vale más que los propios beneficios o la fama, la calidad más que la cantidad y un acto consciente más que un acto eficiente.

¿Y no es eso el tipo de sociedad que queremos y perseguimos todos?.