La cantante Shakira ha recibido una demanda por parte de la Fiscalía de Barcelona en la que se le acusa de seis presuntos delitos fiscales por no tributar en España durante los años 2012, 2013 y 2014, y de haber defraudado al fisco en ese tiempo con un total de 14,5 millones de euros.

En un escrito, al que tuvo acceso Europa Press este viernes, argumenta que la cantante simuló su residencia en Bahamas, cuando ya residía en España. Según la normativa, si una persona pasa en el país hispano al menos 183 días al año, debe pagar impuestos en él. Por ello, el ministerio público pide que se le imponga una fianza equivalente a la suma de las cuotas defraudadas más los intereses.

La fiscal también argumenta que el plan de Shakira para conseguir no pagar impuestos “consistió básicamente en que fueran las sociedades quienes formalmente figurasen como titulares de las percepciones de las rentas y del patrimonio, en lugar de que figurase ella misma”, quien aparecía en último lugar y en algunas sociedades radicadas en paraísos fiscales, dice el escrito.

Asimismo, se le acusa de que teniendo conocimiento de que debía tributar en España, se aprovechó de un entramado societario creado con anterioridad para eludir sus obligaciones con la Hacienda española. De este modo, eran las sociedades quienes formalmente figuraban como receptoras de los ingresos, en lugar de la cantante.

Por su parte la cantante se defendió la semana pasada a través de un comunicado argumentando que ha cumplido “con todas sus obligaciones tributarias” y no tiene ninguna deuda con la Hacienda española. En el comunicado, la cantante recordó que tan pronto como conoció el importe que según la Agencia Tributaria debía abonar, procedió “a pagarlo en su totalidad y, por tanto, actualmente no existe ninguna deuda” y ello demuestra su disposición a solucionar la discrepancia.