¡Sí existen! Estas son las prácticas sexuales más peligrosas que el sadomasoquismo

Existen personas que tienen prácticas sexuales un tanto extrañas....

1583

La sexualidad, como todo en la vida, depende del punto de vista. Actualmente, debido a que la vida sexual dejó de ser un tabú, es que se dieron a conocer algunas extrañas prácticas que son más peligrosas incluso que el sadomasoquismo -el cual incluye golpes o azotes en pos de lograr el placer sexual-. Ven conmigo y entérate un poco más del tema.

Mecanofilia

Se trata de una experiencia sexual en la que él o los implicados, requieren del uso de elementos mecánicos para proporcionar placer.

La mecanofilia puede aplicarse a todo tipo de maquinarias como por ejemplo los automóviles, las computadoras e inclusive los electrodomésticos. Esto se debe a que la excitación sexual se produce cuando existe una interacción entre la persona y el objeto mecánico.

Omorashi

Omorashi es un vocablo japonés que significa “mojarse a sí mismo”. En esta practica sexual por demás extraña, la excitación se logra al tener la vejiga llena, viendo a alguien que tiene deseos de orinar o por el testimonio de personas que tienen la vejiga llena.

El clímax del acto se produce cuando la persona se orina a sí misma… No se si esto es peligroso pero la verdad que me parece muy desagradable.

Asfixia autoerótica

Creo que esta es una de las prácticas más peligrosas en cuanto a la materia sexual. Se trata de estrangulamiento o asfixia que se realizan las personas a sí mismas para alcanzar fácilmente el orgasmo.

El peligro radica cuando no se tiene conciencia del riesgo y el auto ahogamiento termina por causar la muerte.

Pirofilia

Es una práctica sexual peligrosa en la que las personas se sienten atraídas a incluir el fuego como parte de su relación sexual. Esto puede tornarse riesgoso al momento en que la persona puede sufrir de quemaduras que pueden llevarla a la muerte. 

Hematolagnia

Se trata de un fetiche sexual donde la persona se excita sexualmente incluyendo todo tipo de practicas que incluyan el uso de sangre tales como morder y lastimar, beber sangre o lamerla.

Se lo relaciona con el vampirismo y aumentó su popularidad luego de que la saga de las películas de Crepúsculo se estrenó.

Estas prácticas sexuales son cada vez más comunes alrededor del planeta pero no dejan de ser mucho más peligrosas -o extrañas- que el sadomasoquismo. Conocer de su existencia es también una forma de cuidar de ti, pues si te proponen hacer algo de esto ya sabes a qué te puedes enfrentar.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente