Siemens y Gamesa están cerca de fusionar sus negocios eólicos

209

Molinos de vientoSiemens AG y Gamesa Corporación Tecnológica SA están cerca de anunciar un acuerdo que combinaría los negocios eólicos de ambas empresas para crear el mayor fabricante de turbinas de viento del mundo, según fuentes al tanto.

El acuerdo, que según dichas fuentes podría anunciarse esta misma semana, acabaría con meses de especulaciones acerca de su posibilidad, aunque también podría retrasarse, agregaron las fuentes.

En febrero, Siemens y Gamesa alcanzaron un principio de acuerdo para combinar sus negocios eólicos, pero la fusión se vio interrumpida porque Gamesa debía primero renegociar con la compañía francesa de energía nuclear Areva SA su participación conjunta en Adwen, una compañía eólica offshore. Esa renegociación ya estaría resuelta, dijeron las fuentes.

Es probable que Siemens y Gamesa busquen un comprador para Adwen, pero de no encontrarlo ésta podría integrarse en la nueva empresa conjunta por anunciarse, agregaron las fuentes.

El miércoles, Aveva—una compañía de ingeniería nuclear controlada por el estado francés—anunció por separado planes para dividir su en tres empresas, como parte de un plan de reestructuración que busca recaudar hasta 8.000 millones de euros (US$8.970 millones).

La estructura del acuerdo Siemens-Gamesa, que podría conocerse el miércoles, contempla que Siemens transfiera sus actividades eólicas marinas a la española Gamesa a cambio de 60% del negocio fusionado, indicaron personas familiarizadas con el asunto, quienes añadieron que la integración ayudaría a generar sinergias anuales de unos 200 millones de euros.

El negocio de turbinas eólicas de Gamesa daría a Siemens la posición líder en India, Brasil, México y Egipto, de acuerdo con FTI Consulting. En junio del año pasado, Siemens firmó un acuerdo de 8.000 millones de euros, el más grande de su historia, para proporcionar a Egipto plantas de energía a base de gas natural e instalaciones de energía eólica, incluyendo hasta 600 turbinas.

La nueva compañía, que tendría una capitalización de mercado de unos 10.000 millones de euros, seguiría cotizando en Madrid y estaría dirigida por el presidente de Gamesa, Ignacio Martin, señalaron aquellas personas.

Un negocio de energía eólica combinado podría beneficiarse del músculo financiero de Siemens para invertir “más confortablemente” en mercados de alto crecimiento como India o China sin necesidad de buscar financiamiento de los bancos o los mercados de capitales, dijo Ángel Pérez, analista de Renta 4, una correduría bursátil española.

Toda transacción debe ser aprobada por los accionistas de Gamesa, cuyo papel subió 4,3% en operaciones de la tarde en la bolsa de Madrid, a 17,18 euros por acción. La acción de Siemens, por su parte, subió 2%, a 91.98 euros.

“Las negociaciones entre Gamesa y Siemens están todavía abiertas. No hemos tomado ninguna decisión ni hay ningún acuerdo materializado hasta ahora”, dijo el miércoles Gamesa.

Siemens no quiso hacer comentarios.

El acuerdo crearía un nuevo líder en el mercado mundial de energía eólica por capacidad, por delante de la china Xinjiang Goldwind Science & Technology Co., la danesa Vestas Wind Systems A / S y la estadounidense General Electric Co., de acuerdo con FTI Consulting.

La división eólica de Siemens, que tuvo casi 6.000 millones de euros de ingresos en 2015, produce e instala turbinas de tierra y mar abierto. Este último segmento concentra la mayor parte de su negocio, con una amplia cartera de pedidos de turbinas, mientras que Siemens está perdiendo oportunidades de crecimiento en turbinas tierra adentro.

“Siemens en alta mar es un líder del mercado [eólico] mundial, pero el segmento offshore por sí solo no alcanza para ser rentable”, dijo Christoph Niesel, gerente de cartera de Union Investment, un inversionista de Siemens. Niesel dijo que el acuerdo con Gamesa permitirá a Siemens llenar este hueco en su plan de negocio.

En los últimos años, la rentabilidad de la división eólica de la compañía alemana ha quedado a la zaga de otras divisiones; en el último año fiscal, los ingresos de esa división se resintieron en parte porque una mayor competencia se tradujo en menores márgenes, dijo Siemens.

La unidad eólica de Siemens ha sufrido también a causa de una mala gestión y reacomodamientos, dicen los analistas. Apuntalar el negocio ayudaría a aumentar los ingresos en un área de crecimiento y ayudaría a Siemens a defenderse de la creciente competencia, dicen los analistas.

El presidente ejecutivo de Siemens, Joe Kaeser, parece estar de acuerdo. “El futuro pertenece a las energías renovables. Es por eso que vamos a hacer más inversiones en nuestro negocio de energía eólica”, dijo a los accionistas a finales de enero, pocos días antes de que Gamesa revelara que estaba en conversaciones con Siemens para una alianza.

El acuerdo podría ser una nueva dirección para Kaeser. Desde que asumió al frente de Siemens en 2013, Siemens ha invertido mucho en su unidad de petróleo y gas, adquiriendo las operaciones de energía de la británica Rolls-Royce Holdings PLC y el fabricante de equipos de petróleo Dresser-Rand Group Inc., basado en EE.UU.

La adquisición de Dresser, valuada en US$7.600 millones, se concretó justo cuando los precios mundiales del petróleo comenzaban a hundirse el año pasado, poniendo en cuestión los esfuerzos de Kaeser para remodelar la empresa en torno a las operaciones convencionales de energía.

“La energía fósil está empezando a morir. Por lo tanto, es necesario diversificarse”, dijo Niesel de los esfuerzos de Siemens para fortalecer el negocio eólico. Añadió que lo que vuelve “sexy” a dicho negocio en este momento es su potencial de generar ganancias a través del mantenimiento. “Estamos a la cabeza de un ciclo en el que necesita más mantenimiento de la base instalada”, dijo.

El acuerdo con Gamesa permitiría a Siemens expandir su huella global en energía eólica justo en momentos en que la competencia en esta industria es cada vez mayor. El principal rival global de Siemens, General Electric, la venció en 2014 en una guerra de ofertas por las operaciones de energía de la francesa Alstom, que incluían el negocio de energía eólica terrestre y una empresa conjunta para generación de energía eólica marina. El acuerdo hizo de General Electric una fuerza mayor en el mercado eólico europeo, aumentando su presencia en el mercado en 50%, según la empresa. Antes de la transacción, GE Wind tenía actividades principalmente en EE.UU., Canadá y Brasil.

Gamesa es también el fabricante extranjero de turbinas número uno en China, que el año pasado representó casi la mitad de las nuevas instalaciones en todo el mundo con 30.500 megavatios, según datos del Global Wind Energy Council. China posee aproximadamente un tercio de la potencia eólica mundial, seguido por EE.UU. (17%) y Alemania (más del 10%).

La alianza de Siemens con Gamesa es el último paso en la consolidación de la industria mundial de turbinas eólicas. En octubre, el fabricante alemán de turbinas Nordex SE dijo que compraría las operaciones de viento de la española Acciona SA por 785 millones de euros en efectivo y acciones. La unidad cuenta con plantas de turbinas de España, EE.UU. y Brasil.

La industria ha estado preparándose para un “crecimiento más lento y una competencia más intensa con un enfoque para reducir los costos de las turbinas [y de la] la energía eólica y posicionarse para el crecimiento en los mercados emergentes”, según los analistas de JP Morgan.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente