La problemática de los desechos que el Río Magdalena arrastra hasta las playas del Atlántico persiste y cada vez afecta más sectores y a más personas del departamento.

Luego de las denuncias hechas por la contaminación en las playas de Puerto Colombia, Atlántico, en las que se encontraron grandes cantidades de desechos y madera cortada por sierras eléctricas, otros municipios del departamento han manifestado su preocupación por el mismo inconveniente.

Las playas Bocatocino en el municipio Juan de Acosta y Punta Astillero en el municipio Piojó, también resultaron afectadas por los desechos que el Río Magdalena arrastra desde el interior del país.

Pescadores y operadores turísticos de hoteles y balnearios aledaños a las playas, han manifestado su preocupación pues al igual que en Puerto Colombia, las actividades económicas se ven afectadas por este problema.

Debido a que las playas están llenas de plástico, icopor y madera, los turistas no acuden a estas playas para pasar sus vacaciones, lo que afecta la economía de los municipios.

De acuerdo a declaraciones de Nubia Merlano, secretaria de Medio Ambiente de Puerto Colombia, la deforestación es uno de los principales factores por los que hay tanta madera invadiendo las playas del departamento.

Graciela Leguía, directora de aseo de la empresa Triple A, aseguró que desde el pasado 31 de mayo la empresa ha estado trabajando en la limpieza de las playas de Puerto Colombia.

Leguía manifestó que, hasta ayer, 10 de junio, se han recogido 1.315 toneladas de desechos entre madera, vegetación y plásticos.

Sin embargo, la funcionaria recordó que la empresa de limpieza no opera en los otros municipios que se están viendo afectados por la misma situación.

Este problema no se presenta solo en Atlántico. En Galerazamba, municipio de Bolívar, toneladas de desechos reposan en las costas que serán escenario de las competencias acuáticas de los Juegos Nacionales 2019.