Simone Biles, la chica del 10 absoluto

923

Dicen que la perfección absoluta no existe, pero Simone Biles es la gimnasta que más se acerca. La pequeña (1,46 m) norteamericana de 19 años que participa por primera vez en unos Juegos será la clave que llevará al equipo de Estados Unidos por segunda vez consecutiva hasta la medalla de oro por equipos. En realidad, los pronósticos para estos Juegos de Rio sobre la chica que ha asombrado a la propia Nadia Comaneci son muy simples:cinco medallas de oro.

“Es muy buena. No he visto nada igual. En suelo y en caballo puede hacer ejercicios con tanta o más dificultad que un hombre”. La definición es de la propia Comaneci, la niña que hace cuarenta años consiguió el primer ‘diez’ absoluto en unos Juegos en las que se llevó tres medallas de oro, una de plata y un bronce.

Biles todavía es mejor que la gimnasta más legendaria de este deporte. Nació en Ohio y fue adoptada por Ronald y Nelie con la esperanza de que los problemas de drogadicción de la madre natural no tuvieran ninguna influencia en el desarrollo de Simone. Desde los seis años, cuando demostró una flexibilidad asombrosa y unas aptitudes acrobáticas excepcionales ha vivido por y para la gimnasia: Cinco horas al dia, seis días a la semana. Estudia en casa con un ‘profe’ particular. Esta ha sido toda su vida mientras Aiume Boorman, su entrenadora y casi tutora la ha hecho progresar hacía la perfección.

UN VALOR SEGURO

Tuvo que esperar a la edad reglamentaria para poder revolucionar los Mundiales de gimnasia en el 2013. Desde entonces,no pudo participar en los Juegos de Londres porque no tenía la edad mínima, su talento es de sobras conocido. Los técnicos más reputados coinciden en que su talla y su poderosa musculatura le permite asumir los ejercicios más arriesgados sin fallar y sin perder sus rasgos femeninos. Siempre da la impresión de hacer fácil lo que para otras es imposible.

Así, en el concurso por equipos de Río consiguió la mejor nota en suelo, salto, barra y general por lo que en total, Estados Unidos sumó 185,238 puntos, casi diez puntos más que China (175,279). Rusia (174,620), Gran Bretaña (174,064), Brasil (174,054), Alemania (173,263), Japón (172,546) y Holanda (171,929) completan el concurso de la final. En las paralelas es el único aparato en donde chinas y rusas están intentando explotar el punto más débil de Biles, quien ha optado por ejercicios con menos riesgo.