Casi la totalidad de la misión médica cubana en Bolivia fingía tener conocimiento de medicina general, pero en realidad eran santeros.

Sólo 205 de los 702 presuntos médicos cubanos en Bolivia tenían algún conocimiento de medicina, el resto eran santeros, curanderos y yerbateros.

Los demás integrantes de la misión médica cubana eran simplemente estafadores. Lo lamentable es que tenían títulos de doctores, reveló el ministro de Sanidad del país andino, Aníbal Cruz.

Después de revisar documentos de contratación de los cubanos, el gobierno interino, presidido por Jeanine Áñez, determinó que la mayoría eran técnicos o choferes. Sin embargo, todos cobraban como médicos y atendían a pacientes. Toda una gran estafa. En sus maletas llevaban imágenes del culto santero.

En Venezuela existe alrededor de otros 20 mil presuntos médicos cubanos. Los falsos galenos cobraban cuatro mil dólares mensuales, pero apenas recibían el 25% del salario. El resto iba para las arcas del régimen cubano. Los ritos de santería eran sus preferidos para curar a los enfermos.

Las nuevas autoridades ordenaron una auditoría con el fin de conocer en más detalle cómo era usado el dinero que Bolivia pagaba por los profesionales cubanos. cada día los curanderos y yerbateros cubanos se colocaban una bata blanca y atendían a personas enfermas. Ninguno mejoraba.

“En vez de ayuda económica al país era un daño, pero beneficiaba económicamente a Cuba”, dijo Cruz. La misión diplomática de Cuba declinó hacer declaraciones a la prensa de Bolivia. A más de 700 falsos médicos los expulsaron aunque miembros del gremio médico boliviano exigían que se les encarcelara y juzgara. Mientras tanto no pueden valorar el daño que los falsos médicos generaron a la ciudadanía.

Eran santeros y curanderos

El ministro de salud de Cuba, José Ángel Portal, calificó a las autoridades bolivianas como “golpistas”, y aseguró que mentían en lo relacionado con la titulación de los cubanos. El funcionario no se pronunció acerca de la gran estafa. Prefirió guardar silencio.

Hace algunos meses otros dos mil falsos médicos fueron expulsados de Brasil. Otros decidieron desertar para evitar regresar a la isla. Los curanderos y yerbateros cubanos trabajaban en 35 hospitales integrales comunitarios de Bolivia aunque no sabían nada de medicina.

Algunos antes de expulsarlos confesaron que sólo tenían cierto conocimiento de enfermería. En Cuba aprendieron a curar a enfermos con hierbas y a través de cultos de santería.

Se estima que la principal fuente de ingresos de la economía cubana son los servicios médicos que vende al extranjero. Según cifras oficiales la isla recauda más de 6.000 millones de dólares anuales por estos servicios. No obstante, nadie sabe de medicina. Toda una estafa a nivel internacional, pues en lugar de médicos eran santeros.

Por: Gustavo Rodriguez | ACN