Fracasar no es de pusilánime es de héroe célebre, cuando se fracasa no se pierde, son experiencias que se compran sin necesitar dinero, exitoso es aquél que nunca deja de insistir en absoluto contenido de la palabra.

El que desea superarse nunca se lamenta de sus caídas, no tiene memoria para vivir recordando; las espinas que múltiples veces apartó de su camino, no tiene memoria para vivir acordándose del infierno vivido, su memoria se concentra en el presente y comienza a esbozar el mañana: solo tiene memoria para recordar, ¿Dónde falló?, ¿cómo falló?, y ¿porqué falló?. Aprovecha su valioso presente para encontrar las acertadas repuestas de estas interrogantes…

El fracasado solo tiene tiempo para vivir lamentándose, no hay que alimentarnos ni vitaminarnos de los hechos descoloridos, alejemos de nuestra memoria el pensamiento macilento, no los quedemos desvestidos y si lo desvestimos que sea nuestro cuerpo por parte de las sensuales manos de nuestra pareja para vivir lo memorable, dentro de las cuatros paredes, ahí es donde nuestra memoria nunca falla y es entonces el brillo glorioso de la historia y sin historia no hay memoria.

Los momentos íntimos son tan especiales y tan memorables que seguramente cuando estamos en los últimos minutos de respiración, nuestra memoria se despide con sexi conteo, de todas las inolvidables vivencias que hemos vivido y las preferidas son las travesuras corporales, grata ternura de nuestro paso por la tierra.

La persona exitosa tiene memoria para recordar lo bueno y lo malo que ha vivido, lo bueno es el sustento fabuloso del pensamiento y es lo que motiva sonrisa y felicidad y lo ‘malo’ te convierte en un emprendedor de lo mejor.

Millones y millones son cautivo de vivir quejándose de aquél pasado que los ha dejado destrozado, y por vivir en ese sótano de pensamiento nunca triunfan y cuando quieren reaccionar es tarde, si vas a darle una mirada al pasado irremediable, que sea de reojo y sucinto procura a no quedarte allí entretenido.

Fallar una vez, dos veces o tres, no es un problema, problema es no haber intentado ninguna, aplica lo positivo que tienes en mente, no pause quizás si lo haces allí quedarás estancado por siempre.

Entre más caídas tenemos es indicio que tu éxito será más grande de lo que había visualizado, pero si te rindes en sólo el comienzo nunca notarás la luz del alba, para llegar al alba primero debes vivir la noche. El triunfo te brindará abrazos después de los fracasos, rendirse antes de empezar es hundirse en un mar de nostalgia insuperable, es vivir ilícitamente.

Vivir sin memoria es no saber recordar las formidables vivencias que has logrado vivir, vive feliz cada día, no esperes felicidad por parte del día, la felicidad dependerá de tu actitud, intenta ser feliz siempre conforme pasen los meses y años y así tendrás acumulación para que recuerdes bellezas del pasado y seguramente tu memoria tendrá suficiente espacio, para almacenar lo lindo que has vivido y compartido con quienes te hacen sentir el entusiasmo verdadero de la vida.

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
El chico poeta