Hablar de Administración Pública, es también hablar del Estado, no solo porque durante la evolución política de ambos han sido prácticamente la misma cosa, sino porque la estructura Administrativa constituye el bloque central para cumplir sus fines, en este sentido el Estado representa el principio Universal de la solidaridad y la forma como hombres y mujeres podemos vivir en sociedad y establecer derechos y obligaciones que deben compartir en la convivencia social.

En los elementos constitutivos del Estado, hagamos una comparación o ficción legal de lo que sucede en Cartagena, para reconocer como se interactúa con la población, el territorio, el poder como máxima expresión de la política que se ejerce a través del gobierno.

Población: Entendámosla como el número de personas que habitan en la ciudad, pues este elemento es fundamental para la Unidad y la consecución del bien común, pero en Cartagena sucede que los recursos, los bienes y servicios que presta el establecimiento, están concebidos para una población de 960 mil habitantes, ya que para Planeación Nacional y el Dane este es el número de personas que residen en el Corralito de Piedra; pero la realidad es otra, ya que la ciudad actualmente supera el millón doscientos cincuenta mil habitantes, con lo que se presenta un desequilibrio entre los recursos que trasfiere el gobierno central, la oferta institucional y la demanda de bienes y servicios que requiere la Heroica, por lo que se hace urgente que el Dane y Planeación Nacional nos certifique como una ciudad que supera el millón de habitantes, para que se incrementen las transferencias del gobierno nacional y evitemos enviar más recursos a Cardique por la sobretasa al medio ambiente, fortalezcamos nuestra autoridad ambiental y tengamos nuestra autoridad catastral para que puedan ingresar a la base del predial más de 50 mil predios que por razones extrañas hoy no contribuyen con el Distrito o sus avalúos distan mucho de la realidad.

El territorio: Es el espacio de la superficie terrestre, donde el pueblo reside y desarrolla sus actividades, como ámbito de validez normativa, donde se ejerce el poder estatal y la autoridad del gobierno, pero nuevamente presenciamos que en Cartagena el gobierno no controla el 30% del territorio y en este ejercen autoridad los grupos criminales organizados, las pandillas juveniles, el micro tráfico que por su accionar le hacen mucho daño a la juventud que habita esa parte del territorio.

Poder y gobierno: Entendámoslo como la máxima expresión de la política y lo relacionamos, con el impulso, la energía, la imposición, la fuerza para definir, garantizar el orden, la convivencia, coordinación y la toma de decisiones para generar bienes y servicios que satisfagan las necesidades y el bien común de los gobernados. El gobierno es el conjunto de instituciones a través del cual la política ejerce el poder, pero en Cartagena tenemos estructuras gubernamentales sobredimensionadas y capturadas por actores estratégicos que no logran satisfacer las mínimas demandas de la comunidad, ya que las quejas sociales se concentran en la insatisfacción de los servicios públicos domiciliarios y sociales, la inseguridad, la informalidad, la falta de movilidad, el desempleo, la deserción escolar, el embarazo en adolescentes, ya que a pesar del aumento del gasto estatal los bienes y servicios que generan la estructura gubernamental son de muy mala calidad y la percepción que tiene la ciudadanía en general es que no cree en la justicia, ni en la clase política, ni en los gremios, ni en los órganos de control, por lo que se hace necesario diseñar organizaciones públicas eficientes, eficaces y efectivas que implementen en su interior la agencialización, la gerencialización, la ética y la transparencia en la gestión pública con la participación ciudadana y comunitaria, para que con estas técnicas intentemos romper el paradigma en el que estamos en presencia de un estado fallido, una ciudad fallida y que esto no lo cambia nadie.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente