Al menos, en la historia productiva de países como los Estados Unidos, se ha visto que, al aumentar la competencia entre fabricantes de productos o actividades similares, es común caer en la sobre oferta, entonces eso ha afectado a las empresas al punto de tener que disminuir la producción, despedir obreros y en casos extremos, cerrar las operaciones o plantas de producción. El sector automotriz y de fabricación de maquinaria es muy propenso a este tipo de situaciones. Otro aspecto, que a veces afecta a las empresas, es el exceso de impuestos e incremento de sus tasas.

Lo anterior encarece, los costos de producción, por eso, algunas empresas grandes de países desarrollados, optan por trasladar la producción a lugares con mejores condiciones tributarias. En otros casos, las compañías industriales, obtienen de países vecinos o lejanos, piezas de ensamble y materias primas a mejores precios. Esto ayuda a mantener costos y precios atractivos o razonables a los clientes.

También, se puede dar la posibilidad de unión de empresas para aumentar la capacidad productiva, establecer trasferencia tecnológica y mejores métodos de producción, así como mayores recursos financieros para mantener los costos de producción e inversión infraestructural. Esta serie de cosas son vitales cuando aumenta la demanda de productos, en otras palabras, las empresas deben buscar soluciones.

En el aspecto puramente de la administración y producción interna de las industrias, dependiendo de los criterios de cada empresa, la relación de contabilidad de costos con los departamentos de producción se puede enfocar de varias maneras.

Entonces, para algunos, la contabilidad de costos debe establecer el gasto de material, de mano de obra, así como costos agregados a cada unidad producida. En otros casos, los departamentos de ingeniería en producción o industrial, establecen parámetros sobre el consumo de material, los procesos de fabricación de piezas, los ensambles finales de los productos, pero sin enfatizar, en los costos de producción implicados.

Sin embargo, eso puede generar desfases y pérdidas al momento de tratar de compaginar los costos de producción. Incluso, cuando el departamento de producción establece cambios de horarios, en los sistemas de ensamble, se debe establecer coordinación con la contabilidad de costos, para analizar y valorar si esos cambios representarán un buen manejo de los recursos materiales, de la infraestructura y del recurso humano. Es más, con esto hasta se podrá determinar si los costos de producción se elevarán o disminuirán significativamente, o causarán el detrimento de la calidad del producto.

Por otro lado, de acuerdo a la demanda real de cada producto, deberán implementarse ritmos de producción que por consiguiente influirán, en los costos de producción y sus aspectos tecnológicos o técnicos. Entendido lo anterior, determinará la poca o buena eficiencia en la relación costo y beneficio, así como de la producción y operación general de la empresa, o fábrica.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Comentarista de temas cotidianos