La décima quinta edición del Hay Festival que concluyó exitosamente en Cartagena engalanó no solo a la ciudad Heroica, sino a Colombia con letras, imágenes, notas musicales, conversaciones sobre economía, ciencia, activismo, y un sinnúmero de ideas transformadoras. Durante más de cuatro días, a través de más de 190 eventos en distintos escenarios del corralito de piedras.

El arte, la literatura, la música y otras expresiones literarias se extendieron hasta la capital de la montaña, Jericó, San Juan Nepotismo, El Carmen de Bolívar, Cicuco, Mompox, Santa Rosa de Lima y Turbaco, donde más de 60.000 personas disfrutaron de esta gran fiesta de la cultura.

Este año la programación contó con algunos de los mejores novelistas, poetas, filósofos, periodistas e ilustradores del mundo, y sorprendió al público con espacios dedicados a pensar y conversar sobre temáticas como el cambio climático, la economía naranja, la era cuántica, el alzhéimer y la gastronomía.

Durante estos cuatro días del Hay Festival fueron variados los temas de conversación y por supuesto la calidad de invitados que nos deleitaron con inteligentes conversaciones relacionadas con las nuevas formas de activismo en el siglo XXI. Desde la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, hasta las manualidades hechas por la británica Sarah Corbett para comprometer a las personas en temas de justicia social, pasando por las múltiples miradas sobre la crisis migratoria de América Latina y la compleja situación que vive el periodismo en la región, el Hay Festival Cartagena de Indias animó a todos los asistentes a imaginar el mundo como una gran aventura.

26 países, 170 invitados entre ellos reconocidas personalidades de la política, la ciencia, la literatura, la música y el arte, engalanaron las calles de la heroica que acogieron al Hay Festival en Colombia durante estos cuatro días de febrero de 2019.

Mircea Cartarescu, Diamela Eltitt, Yoko Tawada, Zadie Smith, Michael Pollan, Leonardo Padura, Laura Restrepo, Cristina Morales, Manuel Vilas; la artista Doris Salcedo; el reportero fotográfico Jesús Abad Colorado; la Premio Nobel de Paz Shirin Ebadi; la economista Deirdre McCloskey; el botánico Carlos Magdalena; el filósofo Wolfram Eilenberger; el físico José Ignacio Latorre y el médico Dale Bredesen; el publicista Eugenio García; los periodistas Gustavo Gorriti, Lydia Cacho, Luz Mely Reyes y Alma Guillermoprieto, y los músicos Wilfrido Vargas, Joselo Rangel, Totó La Momposina, Mónica Giraldo y David Sánchez, entre otros, hicieron del Festival un espacio de encuentro para dialogar sobre las más diversas temáticas de la coyuntura mundial.

“Nuestras sociedades parecen estar cada vez más polarizadas, cuestionándose las libertades y en ocasiones negándose oportunidades a muchas personas. Por ello, nos sentimos muy afortunados de la existencia en Colombia de un espacio para las conversaciones difíciles y el intercambio libre de ideas”, dijo Cristina Fuentes La Roche, directora del Hay Festival América, quien resaltó la búsqueda que se hace cada año por intentar abordar nuevas temáticas en las conversaciones.

Este año un 50% de los eventos del festival fueron gratuitos, con el espíritu de llevar la cultura cada vez a un número mayor de personas. Un total de 956 niños y niñas y cerca de 700 adultos participaron de la programación del Hay Festival Comunitario, también de manera gratuita, que este año, no solo llego a barrios como El Pozón, Puerto Rey en la Boquilla Bayunca, Membrillal y Olaya Herrera, sino que se extendió a municipios como San Juan Nepomuceno, El Carmen de Bolívar, Cicuco, Mompox, Santa Rosa de Lima y Turbaco, gracias al apoyo de la Gobernación de Bolívar.

La cocina fue otro de los temas novedosos en esta versión del Hay Festival, permitiendo que la gastronomía, la culinaria y la cultura alimentaria unidas, configuran los imaginarios de una región con semejanzas climáticas y geográficas, como es el caso de la comida afrocaribeñas, tema abordado con lujo de detalles por la chef cartagenera Leonor Espinosa y el escritoror Colombo-Venezolano Rafael Cartay amante de la buena mesa y la gastronomía en general, en un dialogo de nos llevó por los más reconditos espacios de la cultura afrocaribeña, su sazón y su gusto.

Terminó el Hay Festival y nos deja la grata sensación de haber asistido a uno de los mejores eventos culturales de la ciudad, donde la exquisita atención de los anfitriones nos recuerda que más que un evento bien organizado, la delicada atención al público nos permite decir. Estuvimos y volveremos.

Por: María Bernarda González Cabarcas
Comunicador Social
Maria Bernarda Gonzalez