Sobrevive a un accidente de avión y le toca un millón en la lotería

271

Mohammad Basheer Abdul Khadar tiene una muy buena historia que contar a sus nietos. “Todo empezó cuando sobreviví a un accidente de avión y a los pocos días me tocó la lotería”, podría ser un principio idóneo para captar su atención.

El pasado día 3, este ciudadano indio de 62 años estuvo a punto de vivir el peor día de su vida. Incluso pudo haber sido el último. Era uno de los 300 pasajeros, la mayoría indios, del vuelo EK521 que sufrió un accidente en el aeropuerto de Dubai . El avión tuvo que realizar un aterrizaje forzoso y acabó calcinado. Un bombero murió en este siniestro del que todavía se desconocen las causas.

Pocos días más tarde, y de vuelta a su hogar natal en Kerala, Khadar compró en ese mismo aeropuerto un número de la lotería del Duty Free. Lo hace siempre. Uno al azar. En esta ocasión, el 0845. La fortuna ha sonreído a Khadar, otra vez, porque ese boleto ha sido premiado con un millón de dólares (900.000 euros). En su caso, puede decir que a la decimoséptima va la vencida.

“He estado trabajando en Dubai desde hace 37 años y siempre me he sentido como en mi país. Vivo una vida sencilla y ahora es hora de jubilarme, siento que Dios me ha dio una segunda vida tras sobrevivir al accidente aéreo y me ha bendecido con este dinero para que siga haciendo cosas buenas“, ha declarado Khadar, citado por el diario Gulf News. “Sabía que Dios me salvó con un propósito específico. Probablemente eso es todo”, añade el afortunado, que quiere pasar más tiempo con su familia ahora que es abuelo.

En pocos meses Khadar dará por terminada su vida laboral y quiere dedicarse a “ayudar a los niños en Kerala que son menos afortunados que otros y necesitan un poco de ayuda financiera y apoyo médico”. No piensa en donaciones, simplemente en “trabajar para el bienestar de los demás”.

Khadar, que trabaja en un concesionario de coches en los Emiratos Árabes, es uno de los miles de habitantes de Kerala, en la costa Malabar, que emigraron al Golfo Pérsico en busca de mejores oportunidades laborales. Según relató a la prensa, durante años ha tenido que hacer frente a un costoso tratamiento para su hijo de 21 años, que quedó paralizado por un accidente poco después de nacer. “Hace unos años tuve que pedir un préstamos de unos 24.000 euros para una cirugía para él. Ya he conseguido devolver el dinero”.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente