Cinco meses y medio después, los sobrevivientes del accidente aéreo, donde la mayoría del equipo brasilero Chapecoense perdió la vida, volvieron al cerro donde ocurrió la tragedia.

Alan Ruschel, Helio Neto, Jackson Follmann y Rafael Henzel, llegaron a Colombia con motivo del partido que hoy juega el recién reconstruido Chapecoense contra Atlético Nacional, por la Recopa Sudamericana.

Como era de esperarse, decidieron ir al hospital donde los médicos colombianos les salvaron la vida para agradecerles, y además visitaron el lugar donde cayó el avión.

“Es un momento especial. Con un abrazo lo dijimos todo”, comentó Ruschel en su paso por el Hospital San Vicente Fundación, En Ríonegro, Antioquia.

Cerro Gordo, rebautizado Cerro Chapecoense, recibió a los cuatro hombres junto a sus familias. En medio de un difícil ascenso debido al barro y a la lluvia, los presentes pudieron comprobar lo complicado que fue rescatarlos y con efusivos abrazos y palabras de agradecimiento se reencontraron con sus socorristas.

“Lo que pasó fue un milagro. Yo necesitaba volver para ver todo lo que sucedió”, expresó Follmann, quién necesitó la ayuda de algunos de esos rescatistas para movilizarse por el lugar, pues debido al accidente perdió una de sus piernas.

“No sé cómo hicieron los rescatistas para llegar hasta aquí. Estoy impresionado. Hoy este ciclo se cierra para mí”, sentenció Henzel.

Así, luego del nostálgico pasó por el cerro, Ruschel, Neto, Follmann y Henzel fueron hasta la plaza del municipio de La Unión, lugar donde ocurrió el accidente.

Ahí, fueron recibidos por cientos de personas que no pararon de corear sus nombres y de expresarles todo el cariño que los colombianos, desde el momento en que todo ocurrió, empezaron a sentir por ellos.

“Gracias por todos los que rezaron por nosotros. De corazón estamos felices de estar acá”, dijo Follmann tras subirse a la tarima en el parque principal del municipio.

“Soy colombiano, nací en La Unión”, afirmó Henzel, el único periodista sobreviviente y quien hoy relatará el partido en el estadio Atanasio Girardot.

Luego de las muestras de aprecio y solidaridad, los tres jugadores y el periodista estuvieron a solas con quienes les entregaron los objetos recuperados de los restos del avión: guayos, documentos, camisetas, entre otros recuerdos llenos de nostalgia.

Antes de finalizar, el sacerdote del pueblo elevó una oración por los fallecidos y por quienes lograron vencer a la muerte, mientras que Neto envió un mensaje de fe a todos los presentes expresando: “Tengan fe en Dios, crean en Jesucristo. La vida es mucho más que lo que vemos”.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente