Sofia Hayat: de actriz de Bollywood a monja

398

Hasta hace unos meses, la actriz británica Sofia Hayat disfrutaba del éxito en Bollywood tras saltar a la fama con un papel en la película ‘The Unforgettable’. Sin embargo, su estilo de vida repleto de alfombras rojas y fiestas en Londres cambió radicalmente cuando la intérprete descubrió accidentalmente su verdadera vocación, dedicarse a la vida espiritual, durante una sesión de reiki, una técnica japonesa desarrollada por el budista Mikao Usui que consiste en la imposición de las manos sobre el cuerpo para intentar curar dolencias y alcanzar un estado de equilibrio

“Nunca había mostrado demasiado interés por la espiritualidad, pero cuantas más sesiones hacía [de reiki], más encontraba la paz espiritual. Me empecé a cuestionar si habría otro camino para mí y empecé a estudiar reiki y meditación”, escribía la actriz -educada en el seno de una familia musulmana, pero que se ha convertido ahora al cristianismo- al periódico The Sun.

En su camino a la espiritualidad, Madre Gaia Sofía -el nombre que ha adoptado como monja de su propia orden, pues no está inscrita a ninguna en concreto- ha ido despojándose de todo aquello que la separaba de la naturalidad a la que aspira ahora, para lo que se ha retirado los implantes de silicona que tenía en sus pechos desde 2010, ha renunciado a las prendas de marcas exclusivas que solía lucir y ha abrazado el celibato. Además, la exactriz también concluyó la relación sentimental con su pareja tras perder completamente el deseo sexual, lo que para ella supuso la señal definitiva de que debía entregarse en cuerpo y alma a la vida espiritual.

“En julio del año pasado terminé mi relación porque mi deseo sexual se había desvanecido. Decidí hacerme célibe. No sentía ninguna atracción física hacia nadie, así que me lo tomé como una señal de que debía dejar el sexo. En abril de este año me quité los implantes de pecho para poder volver a mi ‘yo’ real. También he cambiado mi ropa de diseñador por ropa cómoda de algodón y de yoga”, reveló la intérprete que acostumbraba a lucir provocativos conjuntos en la alfombra roja y fue elegida ‘Icono con curvas’ del año en 2012 por la revista Vogue Italia.

En su perfil de Instagram, donde antes acostumbraba a publicar fotografías de sus últimas compras o selfies provocativos -que ha decidido no eliminar-, ahora comparte imágenes y vídeos en los que promulga su doctrina e intenta difundir un mensaje de amor.

“No es una nueva orden del mundo la que está llegando, es una nueva Tierra… de paz, dicha, amor y unidad”, comentaba en su perfil de la red social la actriz.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente