estudiante

Un adolescente británico de 17 años llamado Jacob Ford, quien es uno de los estudiantes de una escuela de secundaria del condado británico de Lincolnshire, se rebeló de una manera muy peculiar mostrando su descontento con la decisión de su centro educativo de prohibir a los alumnos usar mochilas. La escuela asegura que la medida es adecuada por el daño que causa el peso de las maletas a la salud de los jóvenes y también por motivos de seguridad, pero hasta el momento la prohibición solo afectaba a los estudiantes más jóvenes.

El adolescente empezó a mostrar su descontento inicialmente usando una cesta de mimbre y hasta un microondas para transportar su material escolar con objeto de atraer la atención. Incluso, escribió un ensayo de más de 3.000 palabras para convencer a sus profesores de que debían considerar anular la prohibición del uso de mochilas.

La peculiar protesta finalizó luego de que el estudiante fue suspendido durante dos días por negarse a entregarle a un profesor su celular con el que informaba a su madre de cómo le trataban. Tiempo después de la entrada en vigor de la normativa en la Spalding Grammar School, se lanzó una campaña en las redes. La petición advierte de que la medida podría empeorar los resultados académicos de los estudiantes.

El director de la escuela, Steven Wilkinson, explica que, “el estudiante fue penalizado conforme a las reglas de la escuela. Es lamentable que la madre de Jacob trate de glorificar el comportamiento inapropiado de su hijo al negarse a colaborar con nosotros”.