Subaru planea electrificarse

228

Los japoneses han anunciado una inversión de 1.500 millones de euros en I+D
El primer Subaru híbrido Plug-In llegará en 2018 y su primer eléctrico puro en 2021

Recientemente, Yasuyuki Yoshinaga, CEO de Subaru, ha asegurado que la marca llevará a cabo este mismo año una de las mayores inversiones en investigación y desarrollo de su historia –casi 1.500 millones de euros– con el propósito de lanzar al mercado sus primeros vehículos eléctricos.

En este sentido, Yoshinaga pondrá a disposición de un departamento expresamente creado para el desarrollo de estos nuevos modelos, gran parte de los recursos técnicos y económicos de la compañía, en detrimento de otras tecnologías actualmente en alza como la conducción autónoma, menos trascendentes para la firma japonesa.

El objetivo de este proyecto a corto plazo, según el director ejecutivo, es ofertar el primer híbrido enchufable en 2018 y el primer eléctrico puro en 2021. En cualquiera de los dos casos, Subaru no distinguirá a sus nuevos modelos con una designación diferente por el hecho de estar impulsados con energía alternativa, sino que los incorporará directamente a la gama ya existente –el primero en incorporar baterías podría ser el nuevo XV, dada su excelente acogida global–.

Teniendo en cuenta la filosofía que siguen otras casas niponas como Toyota, uno de los más importantes accionistas de Subaru, todo parece indicar que en Ōta no desarrollarán nuevas plataformas para estos productos –seguramente sean adaptaciones de modelos ya existentes– e incluso existe la posibilidad de acuerdo con otros fabricantes. No obstante, Yoshinaga alega que Subaru pretende montar sus propios sistemas de propulsión, entre cuyos proveedores se encuentra Samsung.

Cabe recordar que esta compañía presentó recientemente la plataforma SGP, que permite modificar tanto la distancia entre ejes como en ancho de vías, pudiendo recibir diferentes pesos y acoger motores térmicos, híbridos o 100% eléctricos. Esto, sin contemplar sus ventajas arquitectónicas, supone un gran ahorro para la marca, pues consigue suprimir varias de sus líneas de producción en las dos plantas de las que consta.

Subaru es una de las empresas automovilísticas con mejor reputación a nivel mundial, no sólo en Japón, en especial por las prestaciones y el alto grado de seguridad que demuestran tener sus coches. Pero a día de hoy, el mercado ya no se conforma con estos argumentos de venta si la imagen de la marca no se fundamenta en la sostenibilidad y la ecología, de ahí que Yoshinaga tenga tan clara esta visión, este cambio de rumbo: una transición forzada hacia lo eléctrico.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente