La pelea principal del torneo Cage Warriors 106 de artes marciales mixtas (MMA por sus siglas en inglés), que se celebró este sábado en Londres (Reino Unido), fue anulada en el tercer asalto debido al exceso de sangre que manaba de las heridas que se infligieron los contrincantes, el escocés Ross Houston y al danés Nicholas Dalby, informó el portal MMA.

En el primer asalto Dalby sufrió un corte en el codo, pero se logró recuperar y en el segundo round le rompió la nariz de Houston.

En el tercer asalto el danés propinó a Houston un fuerte rodillazo que hizo reaccionar a los médicos, que expresaron su preocupación por la cantidad de sangre derramada. Tras el intercambio de unos cuantos golpes más, el árbitro decidió detener la pelea.

«Una de las peleas más sangrientas en la historia de la MMA», calificó al encuentro un usuario de en Twitter identificado como @Grabaka_Hitman.

Finalmente, los dos contrincantes saludaron a sus seguidores desde la barrera del cuadrilátero y Dalby propuso una revancha a su rival para el próximo torneo UFC en Copenhague.