Te extraño en la calle vacía,
en la caricia del viento
la melancolía de la lluvia
y la existencia del tiempo.
Te extraño y anhelo
en mi mano extendida,
en la noche silente,
en mi soledad escogida.
En el canto de la aurora
entre sedas y tules,
en la locura de mi mente
y en mis sueños azules.
En la insania de la ausencia
y en la calle vacía,
en mi alma y mi piel,
en mi risa y mi llanto,
en el beso de la luna
sobre la noche y su manto.

Por: Rossi Er