La demostración frecuente de autofotos través de las redes sociales como Facebook, Instagram, etcétera está vinculado con una disminución de la autoestima y la satisfacción con la vida, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Penn State.

Científicos analizaron el comportamiento llamado “mironeo” – que es cuando una persona no participa en la publicación o afición de contenido social, pero es un observador. Esta forma de participación en los medios sociales podría parecer que tiene poco efecto sobre cómo los seres humanos se ven a sí mismos, pero el estudio, publicado en Journal of Telematics and Informatics, reveló exactamente lo contrario.

Los investigadores Wang y Fan Yang, llevaron a cabo una encuesta en línea para recopilar datos sobre los efectos psicológicos de la publicación y visualización de “selfies” y “groupies”.Durante el estudio descubrieron que las personas ven más sus propias fotos que las de los demás, mostrando un menor nivel de autoestima y satisfacción a la vida.

“La gente suele publicar selfies cuando están felices o divertidos, esto hace las personas miren estas fotos  y  piensen que su vida no es tan maravillosa como la de ellos.” Explicó Wang.

Los participantes clasificados como aquellos que tienen un fuerte deseo de ser populares fueron aún más sensibles. Sin embargo, en éste caso las selfies y el comportamiento groupie aumentaron el autoestima y la satisfacción con la vida para estos participantes, probablemente porque esta actividad satisface los deseos de los participantes a ser populares y alimentar su ego.

Wang Yang y esperan que su trabajo puede aumentar la conciencia sobre el uso de los medios sociales y el efecto que tiene sobre los espectadores de las redes sociales de las personas.

“Nadie piensa en cómo lo que publicamos afecta a las personas que nos rodean”, aseguró Yang.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente