“Eso te pasa por violador”: el mensaje que escribió una mujer tras asesinar a su padrastro

203
Karin January Orozco Valero

Karin January Orozco Valero, de 27 años, hija adoptiva de Miguel Alfredo Orozco Soler, de 66, dejó un mensaje escrito en la pared de la habitación donde minutos antes habían asesinado al sexagenario: “Eso te pasa por violador”.

Familiares de la víctima lo encontraron estrangulado con un cable de color amarillo. Su cuerpo yacía sobre una cama, completamente desnudo, en uno de los cuartos de su casa  en Venezuela

Según la versión preliminar reseñada por el portal La Verdad, al sitio llegaron un par de hombres a bordo de un vehículo, ingresaron a la vivienda para someterlo y llevarse objetos de valor y al ver a la víctima durmiendo, lo estrangularon con el cable.

Los detectives de la policía científica se percataron de que los delincuentes no tuvieron inconvenientes para abrir la puerta principal de la casa y tampoco había ventanas forzadas. Estos detalles encendieron las alarmas, y comenzaron a investigar otras versiones que descartaran un posible robo.

Un familiar precisó que los delincuentes debieron haber estado en la casa previamente, porque conocían los lugares donde Miguel guardaba sus pertenencias.

Poco a poco se fueron atando los cabos sueltos, y la presión policial durante los interrogatorios obligó a Karin a revelar la verdad: dos hombres, parejas de ella, la ayudaron a vengarse de su padrastro.

Miguel Orozco había cometido actos lascivos en el pasado. Las víctimas eran Karin y su hermana, cuando ellas apenas tenían dos y cuatro años. El hombre nunca violó a Karin, solo a su hermana, pero llegó a acariciar sus partes íntimas en reiteradas oportunidades.

Aunque los familiares de la víctima lo describieron como un hombre honesto, trabajador, responsable, digno de confianza y admiración; la realidad era otra: “pervertido, violador, psicópata y depravado sexual”, consideraron los policías.

Cuando la madre de Karin y Miguel Orozco se casaron, la mujer estaba embarazada de ella. Cuando la niña nació, el hombre le dio su apellido. Al cabo de varios años se divorciaron, pero Karin mantuvo comunicación con su padrastro.

Al tiempo, Miguel se volvió a casar

Karin tenía una pareja, Anderson, a quien llevó a su casa para que su padrastro lo conociera. Miguel le ofreció dinero a Anderson para sostener un encuentro sexual con él y su actual esposa, este aceptó, el acto se consumó y quedó registrado en video.

Cuando Anderson le contó a Karin lo que había pasado, ella decidió “darle un susto”.

La muchacha, a su vez, tenía una segunda pareja, Walter, a quien llamó por teléfono y le pidió ir a su casa. Entre los tres planificaron y ejecutaron el crimen de Oorozco, según la versión policial.