La serie de la BBC Planet Earth II dejó algunas cámaras remotas en las Rocosas canadienses con la esperanza de filmar osos pardos y obtuvo más de lo que esperaban.