Tras el intento de Delcy Rodríguez, canciller venezolana, de entrar a la fuerza a la cancillería argentina, las relaciones bilaterales entre ambos países se tensan y se califican de “cobardes”.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, comentó tras el incidente, que lo sucedido es “una anécdota menor frente a lo que está sufriendo el pueblo venezolano”.

“Acá lo triste es la pobreza, el abandono y la falta de garantías sobre los mínimos derechos humanos de los que está siendo víctima la población venezolana”, dijo el mandatario argentino sobre la situación venezolana, y comentó que el percance con la canciller venezolana “no es para tomarlo seriamente”. “Alguien no puede autoinvitarse a un lugar donde no ha sido efectivamente participado”, añadió.

“El Gobierno que tienen hoy, desoyendo el pedido de los venezolanos, sino también del mundo entero, insiste y todos los días nos enteramos de nuevas disposiciones que castigan más al pueblo venezolano y eso es cobarde”, opinó Macri. “Someter a un pueblo por la fuerza y no permitiéndole expresarse, eso es lo más cobarde que uno puede hacer”, afirmó.

Por su parte, el diputado oficialista y primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, no solo tildó de “cobarde” al mandatario argentino por impedir participar a la canciller el pasado miércoles 14 de diciembre, en una cumbre del Mercosur en Buenos Aires, sino que también declaró como “enemigo” de su país al diplomático a cargo de la embajada argentina en Caracas, Eduardo Porretti, a quien le sugirió que agarrara sus maletas y se fuera.

“Si el embajador tuviera un poquito de dignidad hubiera cogido sus maletas y se fuera. No se justifica lo que le hicieron a Delcy”, manifestó el segundo hombre más poderoso de Venezuela después de Nicolás Maduro.

Cabello también afirmó que lo sucedido el pasado 14 de diciembre con Rodríguez “no solo atenta contra la mujer sino con la patria bolivariana de Venezuela.

Así se burló Macri sobre la supuesta “agresión” de su policía a Delcy Eloína

Macri desestimó con cierta ironía la denuncia de Delcy Rodríguez y le lanzó unos pocos pero contudentes flechazos en su breve discurso.

“Pensé que había sido (la canciller, Susana) Malcorra la que la golpeó”, dijo Mauricio Macri con cierto sarcasmo y entre risas.

https://youtu.be/lXy41RpfiYs

“La verdad es que no es para tomarlo seriamente” advirtió el presidente argentino para luego aclarar que quien inicialmente cometió la falta fue Rodríguez, al autoinvitarse a un evento de tal magnitud y presentarse de esa manera.

“Alguien no puede autoinvitarse a un lugar donde no ha sido efectivamente participado”, aseguró el mandatario dando una lección de modales a Delcy Eloína, canciller venezolana.

Rodríguez aseguró que fue agredida por policías y funcionarios argentinos, y aseguró que se trataba de “una venganza personal” del presidente argentino, Mauricio Macri.

Nicolás Maduro, aumentó el dramatismo y aseguró que la canciller fue lanzada al suelo y que hasta presentaría una fractura de clavícula. Afortunamente, un video desmiente toda la farsa de Delcy y Maduro.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente