Este domingo un terremoto de magnitud 7 sacudió la isla de Lombok en Indonesia, dejando una cifra de al menos 37 muertos y unos 50 heridos. El hecho ocurre justamente una semana después de que otro terremoto afectara la misma isla, la cual es visitada por muchos turistas, que dejo un saldo de 16 muertos y 355 heridos.

El Servicio Geológico de los Estados Unidos informó que el sismo ocurrió a 10 km de profundidad, frente a la costa norte de la isla. Lombok, se encuentra a unos 40 km al este de Bali, es un reconocido destino internacional por sus playas y senderos. Las autoridades emitieron una alerta de tsunami y recomendaron al público a alejarse de las zonas costeras resguardándose en un lugares asignados. “Por favor vayan a un lugar de mayor altitud, mientras mantienen la calma y no entren en pánico”, anunció por la TV local Dwikorita Karnawati, directora de la Agencia Meteorológica de Indonesia.

El ministro de Interior singapurés, K. Shanmugan, que se encuentra en Mataram, la principal ciudad de Lombok, afirmó que hubo escenas de pánico y daños en el hotel donde se hospeda. “Estaba en mi habitación, en la planta 10, trabajando con mi portátil. De pronto la habitación se agitó violentamente, se abrieron grietas en las paredes, era prácticamente imposible mantenerse de pie. Escuché gritos”, indicó Shanmugan en su cuenta de Facebook.

El terremoto se sintió durante varios segundos en Bali, donde las personas salieron corriendo de los edificios, los temblores provocaron una evacuación a gran escala de un volcán cercano.El operador de aeropuertos en ambas islas declaró que los vuelos están saliendo normalmente, a pesar de daños.

Cabe recordar que Indonesia se asienta sobre el llamado “Anillo de Fuego del Pacífico”, un área de gran actividad sísmica y volcánica sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados.