El gráfico siguente muestra la producción diaria promedio de petróleo de enero de 1994 a mayo de 2018 en Venezuela y el estado Texas en EEUU, según los datos de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (Texas y Venezuela).

Vzla-Texas-Porduccion-petrolera-compatativo

Durante el período comprendido entre 1994 y 2011, Venezuela produjo al menos 1,5 veces más petróleo que Texas, y entre 1997 y 2010 Venezuela produjo al menos el doble de petróleo que el Estado de la Estrella Solitaria. Pero a partir de mediados de 2013, gracias al auge del petróleo de lutitas de Estados Unidos, Texas comenzó a superar a Venezuela, ya que la producción de petróleo del estado aumentó cuatro veces en menos de una década. Y luego, gracias al colapso económico de la Venezuela socialista y su descuido de la inversión en la infraestructura energética estatizada del país, su producción de petróleo cayó a menos de 2 millones de barriles por día (bpd) a fines de 2017 por primera vez en al menos un cuarto de siglo, y cayendo más por debajo de 1,5 millones de bpd en mayo de este año. En el último año, mientras que la producción de petróleo en Texas aumentó en casi un 24%, la producción en Venezuela ha disminuido en más del 29%.

Sorprendentemente, solo la producción de petróleo que sale de la región de la cuenca Permian en el oeste de Texas ha excedido toda la producción de Venezuela en todos los meses desde enero del año pasado, y ahora con 3,2 millones de bpd en mayo de este año es más del doble que la producción de 1,47 millones de Venezuela bpd. Y un informe de noticias reciente dice que la producción de petróleo de Venezuela cayó por debajo de 1,3 millones de bpd en julio y podría caer por debajo de 1 millón de bpd a fines de 2018.

Una lección económica importante del enorme contraste que se muestra en el cuadro anterior es el éxito dramático de la producción de energía en un país capitalista como Estados Unidos, impulsado por la innovación y los avances en las tecnologías de perforación y caracterizado por empresas privadas que perforan petróleo en propiedades privadas con la las últimas tecnologías de vanguardia. Eso está en marcado contraste con la dramática caída de la producción de energía en la Venezuela socialista, que estatizó la producción de petróleo hace una década al apoderarse de los activos de algunas de las mayores compañías petroleras del mundo, incluidas ExxonMobil, ConocoPhillips y Chevron que allá operaban.

Y ahora, a pesar de tener las reservas de petróleo más grandes del mundo, las políticas socialistas fracasadas de Chávez y Maduro han paralizado tanto la industria petrolera estatizada del país que su infraestructura se está colapsando y su producción de petróleo está en caída libre.