La imagen era enternecedora. A punto de cumplir los 4 años, con la pelota que prácticamente le llegaba a la rodilla, con el buzo blaugrana que su papá llevó a lo más alto del mundo. Con Leo y Antonella mirándolo en la tribuna, Thiago Messi comenzó a entrenarse con Barcelona.

Fue en el marco de FCB Escola, la escuelita de fútbol para chicos de entre 3 y 5 años, que da lugar a los hijos de las estrellas. Por eso, junto al 10 estuvieron nada menos que Gerard Piqué y Shakira observando a Milan y además Luis Suárez y su mujer, espiando a Benjamín.

De todas maneras, cuando fue entrevistado por Minguito, el personaje de Migue Ángel Rodríguez, la Pulga reconoció que “no le gusta mucho el fútbol” a su primogénito. ¿Lo convencerá de internar ser como él?