El tiempo es un monstruo
que alimenta la ausencia,
un cuenco sin fondo
que devora los silencios
y se traga los besos.
Es un grito que se pierde
en la noche eterna, silente.
Un abismo insondable
donde vaga tu recuerdo
por el resquicio de la razón.

El tiempo es un monstruo
sin piedad ni remordimiento,
que anida en los recuerdos
y me susurra tu ausencia
en los laberintos del alma.
Reloj de arena que atrapa sueños
y en su tic tac cerúleo,
envuelve el latido de tu corazón,
dejándome inmersa
en la grandeza de tu alma.

Por: Rossi Er