Dormir es una actividad indispensable para restablecer el equilibrio físico y psicológico de las personas. Un descanso adecuado nos permite no solo recuperar energía, sino mejorar la atención, memoria y rendimiento, mientras que no dormir bien, tiene efectos para la salud a corto y a largo plazo como la ansiedad y la depresión.

Según estudios realizados en Colombia, entre el 10 y el 33% de los adultos de nuestro país presentan síntomas de insomnio y, entre el 19 y el 29% apnea del sueño.

Aunque existen cientos de razones que pueden influir en la aparición de trastornos del sueño, siendo cada caso tratado de forma particular, los expertos, a propósito del Día Mundial del Sueño, dan algunas recomendaciones a la hora de manejarlos:

Mantener un horario fijo para acostarse y levantarse, para ello, se pueden utilizar calendarios de sueño, que permiten alinear los dispositivos electrónicos, reduciendo así su interferencia en las horas de sueño.

Tener en casa un buen colchón. En el mercado, día a día las compañías colchones trabajan para hacer del descanso un espacio placentero y reducir al máximo la susceptibilidad de padecer este tipo de trastornos.
“Ello implica tener en cuenta la variedad del mercado para escoger la opción que mejor se adecue a las necesidades de cada persona. Actualmente se está trabajando en nuevas tecnologías que permitan por ejemplo adicionar tratamientos especiales, pro-bióticos para reducir la proliferación de los ácaros e incluso trabajar con telas sanitizadas que eviten problemas respiratorios como asma e incluso las alergias”, explicó Alejandro La Rotta, director de la categoría de Colchones de Muebles Jamar, quien desde hace varios años se dedica a realizar este proceso en la compañía.

De igual forma, evitar bebidas con cafeína como el café o el té, mantener en el dormitorio una temperatura agradable, niveles mínimos de ruido, luz y utilizar ropa para dormir cómoda.

Este año bajo el lema “sueño regular, futuro saludable”, se está invitando a la sociedad a tomar conciencia sobre la importancia de un buen descanso, crear hábitos de sueño y hacer un llamado a todos los profesionales de la salud para instruir a la población sobre los trastornos que pueden alterar esta función.