En la mañana de ayer Robert Bowers, de 46 años ingresó a la Congregación del Árbol de la Vida en Squirrel Hill de Pittsburgh, Pennsylvania armado con un rifle de asalto y tres pistolas, acabando con la vida de 11 personas.

La escena del crimen fue “horrible”, dijo el director de Seguridad Pública de Pittsburgh, Wendell Hissrich, a los reporteros. “Uno de los peores que he visto, y [he trabajado] en algunos accidentes de avión. Es muy malo”.

Funcionarios confirmaron el sábado que no hubo niños entre las víctimas pero que lamentablemente 11 personas entre los 54 y 97 años habían perdido la vida en el tiroteo.

La víctimas fueron:

  1. Joyce Fienberg , 75
  2. Richard Gottfried, 65
  3. Rosa mallinger, 97
  4. Jerry Rabinowitz , 66
  5. Cecil rosenthal, 59
  6. David Rosenthal, 54, hermano de Cecil.
  7. Bernice simon , 84
  8. Sylvan Simon, 86, esposo de Bernice
  9. Daniel Stein, 71
  10. Melvin Wax, 88
  11. Irving Younger, 69

Después del ataque, se han desplegado agentes de policía adicionales en las sinagogas y centros judíos de todo Estados Unidos.

Información del atacante

El sospechoso llamado Robert Bowers, había publicado contenido antisemita en una red social llamada Gab con el nombre de usuario “onedingo” el cual tenia en su cuenta la frase “los judíos son los hijos de Satanás”.

El sábado por la mañana, criticó al grupo de ayuda a refugiados Sociedad de Ayuda al Inmigrante Hebreo (HIAS) y dijo que ” no puedo sentarme y ver cómo matan a mi gente”. Luego escribió “Atornille sus ópticas, voy a entrar”.

En publicaciones anteriores, atacó al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a su lema “Haz que los Estados Unidos vuelvan a ser grandes” (Maga), así como a la comunidad judía. “Trump es un globalista, no un nacionalista”, escribió. “No hay #MAGA mientras exista una infestación de kike”.

Bowers también expresó su apoyo a la conspiración de QAnon, una teoría no fundamentada, de extrema derecha, basada en la creencia de que el Sr. Trump está organizando un plan secreto para investigar y arrestar a los abusadores de niños famosos o políticamente de élite.