TLC con Estados Unidos: ratificada la conspiración contra la producción nacional

98

El pasado 15 de de este mes, el Gobierno hizo un balance de los resultados que para el país ha arrojado el Tratado de Libre Comercio –TLC– con Estados Unidos. Según la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, “8764 exportadores han incursionado en el mercado americano, de los cuales 6469 lo hicieron por primera vez… Hoy EEUU es el principal socio comercial de Colombia. De US$32 por cada US$100 que recibimos por concepto de ventas, estos proceden de esa nación. El 26% de nuestras importaciones se adquieren en ese mercado… El principal beneficio ha sido la consolidación de las preferencias arancelarias que teníamos con el ATPDEA, que cubría 5670 productos”.

En este Diario, el 18 de abril y el 10 de octubre de 2011, sostuve que los TLC que Estados Unidos imponían eran una herramienta para la recolonización de mercados internos, con el propósito de recomponer la tasa interna de retorno de sus multinacionales. El inicio de las conversaciones del TLC sucedió en Cartagena, caracterizadas por la violenta represión que el gobierno de Uribe y Santos ejercieron contra una pacífica manifestación, que disolvieron a golpes y gases lacrimógenos contra congresistas, dirigentes gremiales, productores, estudiantes y trabajadores. Los gobiernos de Uribe y Santos entregaron, sin consultar, 37 peticiones que los EE.UU les exigieron el 18 de mayo de 2004; entre ellas: el mercado de telecomunicaciones, banca, energía, mensajería, servicios públicos, textiles, vestuario, bienes, servicios y medios electrónicos; compensar a los dueños de patentes y propiedad intelectual; eliminar aranceles, barreras sanitarias, fitosanitarias, técnicas y licencias a productos agropecuarios; ingreso de productos perecederos y desmontar barreras aduaneras; seguir aplicando sus leyes antidumping; solución de disputas a través de las leyes de EE.UU; igualar los derechos de sus empresas a los de las nacionales; respaldarlos en la Organización Mundial del Comercio para mantener subsidios; y leyes laborales regidas por la OIT, entre otros aspectos.

Hoy, cinco años después, el candidato presidencial Jorge Robledo, un estadista conocedor de este TLC, aseguró: “Pérdida de US$10 mil millones en la balanza comercial. Déficit de US$ 1.423 millones y reducción de exportaciones en 55%. Mayores pérdidas en el agro y la industria sigue hundida. El gobierno engaña con cifras parciales y secundarias. TLC debe renegociarse… Las cifras son contundentes: Un año antes del TLC, Colombia tenía un superávit comercial de 8.991 millones de dólares. Cinco años después, tenemos un déficit de 1.423 millones. Entre 2012 y 2016, perdimos $10.000 millones de dólares y las exportaciones disminuyeron en un 55%. Para engañar a los colombianos, el ministerio de Comercio saca cifras parciales y secundarias. Que 252 productos nuevos ingresaron al mercado norteamericano, pero oculta que estos representan el 0,07% del total de las exportaciones del período y que el 68% de ellos apenas vende, cada uno, menos de 10 mil dólares”. La evidencia es contundente: ¡Este TLC sí era una conspiración contra los productores nacionales!

Por: JOSÉ ARLEX ARIAS ARIAS
Comunicador Social Periodista