A la mayoría de las personas les gustaría mejorar sus finanzas, salir de las deudas que tienen y así poder tener una vida más tranquila, incluso empezar un ahorro para conseguir hacer realidad ese sueño inalcanzable o tener un respaldo económico ante cualquier imprevisto.

El dilema siempre está en cómo conseguirlo. Existen varios métodos para empezar a sanear la economía personal y familiar, y uno de los más efectivos, si somos juiciosos, es hacer un plan de pagos.

¿Qué hacer para ser libres de las deudas?

1- Haz una lista real con todas tus deudas y clasifícalas:

Normalmente las deudas más comunes son por tarjeta de crédito, créditos personales o de vivienda, por ello es importante saber cuánto debemos, a quién, cuáles son los intereses, los plazos, las fechas de pago, el pago mínimo y el tiempo que tardaremos en pagarlas. Pues así estaremos listos para el paso 2, poder decidir por dónde empezar a pagar.

2-Hora de establecer un esquema de pagos:

Una vez que ya conocemos cuál es nuestro nivel de endeudamiento, vamos a realizar un plan para poder ir pagando estas deudas sin comprometer el presupuesto personal y familiar.

En un archivo de Excel o en un cuaderno pondremos el nombre de la deuda, el total que debemos y cuánto vamos a ir pagando mes a mes, para además de llevar un control de estas, saber cuándo podremos hacer un esfuerzo con un pago extra y decidir qué deuda es la primera que cancelaremos.

3-Recorta gastos y arma tu presupuesto mensual:

En este punto sabemos nuestras deudas, establecimos un cronograma de pagos, y ahora tenemos que ajustar los gastos para optimizar el presupuesto mensual.

Cada inicio de mes es importante conocer cuáles son nuestros ingresos versus gastos, para así saber exactamente cuánta plata podemos destinar para acabar más rápido con las deudas. Indispensable no quedarnos siempre haciendo el pago mínimo pues sino este objetivo se alargará en el tiempo. Revisemos bien que gastos son innecesarios, dónde podemos recortar, cómo conseguir un ingreso extra y así poder también empezar a ahorrar y hacer frente a nuestras deudas.

Recuerda por último que siempre puedes acudir a tu entidad financiera para refinanciar tus deudas, recogerlas todas en una sola con mejores condiciones que se adapten a tus finanzas actuales. Una buena planificación es la clave del éxito.

Por: Erika Paola Ardila Palacio