bandera colombia

Sobre el origen del dicho de “Tomar las de Villadiego”, no es que haya mucho acuerdo, pero sobre su significado, no hay duda que tal frase es usada para referirse a alguien que por alguna razón escapa precipitadamente de un determinado lugar; aunque para significar lo mismo también es empleada otra locución muy popular, la de “poner pies en polvorosa”.

Esta práctica, muy usada en Colombia para evadir la Justicia ha sido la preferida por quienes habiendo ostentado cargos al servicio del Estado y ser sujetos de investigación deciden “tomar las de Villadiego” o “poner pies en polvorosa”; aunque también, a esta práctica, no escapan los particulares.

Bien sabemos, que el recién ex Fiscal Néstor Humberto Martínez, no es el único que haciendo uso de una licencia laboral, ya decidió “tomar las de Villadiego” y abandonar el país, para escapar, probablemente, al inminente llamamiento que le hará la Corte Suprema de Justicia para que responda por sus cuestionados vínculos con Odebrecht, con el Grupo Aval, el de Sarmiento Angulo, y por las contrataciones en la Ruta del Sol y Navelena; y también, por el extraño cierre del expediente a las ex ministras Parodi y Cecilia Alvarez, entre otros asuntos.

Pero este comportamiento no es reciente, en el año 1957 los periódicos del 10 de mayo dieron cuenta de la caída del presidente, el General Gustavo Rojas Pinilla, fraguada en el exterior por Alberto Lleras Camargo y Laureano Gómez, así como también informaron de su huida a España, dijeron unos, y a Venezuela, otros, por parte del derrocado dictador que huía al juicio político en su contra.

Otro conocidísimo caso de fuga del país es el del entonces Alto Comisionado de Paz del gobierno del presidente Uribe, Luis Carlos Restrepo, quien “puso pies en polvorosa” y huyó en el año 2012 evadiendo los requerimientos que Jueces de la República le hicieron para que respondiera por la falsa desmovilización de la supuesta compañía de las FARC conocida como ‘Cacica La Gaitana’; finalmente, después de su misterioso escondite, se supo que Restrepo había logrado asilado político en Canadá, donde vive plácidamente y evadido de la Justicia Colombiana.

Otra, también del gobierno de Uribe y que “puso pies en polvorosa”, es María del Pilar Hurtado, ex directora del DAS, y a quien la Interpol localizó en Panamá y trajo al país para que le “pusiera la cara” a la Corte Suprema de Justicia por las “chuzadas” a Magistrados, políticos de la oposición y periodistas. María del Pilar, después de su captura por la Interpol en el 2015, se encuentra privada de la libertad; por lo menos, eso creemos.

No podemos dejar por fuera a otro del gobierno de Uribe, a Andrés Felipe Arias, el ex ministro de agricultura y popularmente conocido como “Uribito”. De Arias, se supo, que engañando a las autoridades y aprovechando una orden de libertad viajó a Estados Unidos en junio de 2013 evadiendo el juicio que en su contra cursaba en la Corte Suprema de Justicia y que terminó en julio de este mismo año encontrándolo culpable por irregularidades en los contratos celebrados dentro del programa Agro Ingreso Seguro e imponiéndole condena de 17 años.

Localmente, todavía está en la mente de los cartageneros el nombre del entonces gerente de Telecartagena, Jaime Hernández Pérez, quien “tomó las de Villadiego” para evadir el proceso en su contra dentro del famoso caso del “Miti-Miti”.

Y de los particulares, un caso famoso, el del señor Carlos Mattos, quien huye de la justicia colombiana que lo acusa, entre otros, de los delitos de cohecho y fraude procesal en el “Caso de la Hyundai Colombia”.

Así es como algunos, no pocos, se burlan de la Justicia colombiana, “tomando las de Villadiego”.

Por: Álvaro Morales
alvaro morales 2018