Tragedia de Chapecoense: LaMia había forzado la reserva de combustible en otros ocho vuelos

327

Cada revelación sobre el comportamiento de la aerolínea LaMia antes del trágico vuelo de Chapecoense a Colombia genera escalofríos. Ya se había conocido el dato de que la Selección Argentina había estado a 18 minutos de un accidente similar en su vuelo de Belo Horizonte a Buenos Aires el 11 de noviembre. Ahora un informe de la cadena estadounidense Univisión a través de la consulta a expertos aéreos aseguró que en otros siete traslados previos la empresa había forzado la reserva de combustible.

“Hay violaciones sistemáticas en casi todos los vuelos”, afirmó el piloto Esteban Saltos, experto en seguridad aérea, consultado por Univisión, quien agregó que “la compañía estaba acostumbrada a llevar el avión hasta el límite de combustible”.

De acuerdo al informe publicado, el Avro RJ85 no sólo presentaba irregularidades relativas al combustible sino también al peso de la aeronave, que ponían en peligro a la tripulación.

Según la Organización Internacional de Aviación Civil, los aviones deben llevar una reserva de combustible obligatoria de al menos 45 minutos. La aeronave en la que viajó el plantel de Chapecoense tenía una autonomía de vuelo de 4 horas y 22 minutos, por lo que en al menos ocho vuelos registrados en los últimos seis meses no cumplió con la normativa y se jugó con la posibilidad de una tragedia.

Además del vuelo que acabó con las vidas de 71 personas cerca de Medellín y del que llevó a la Selección de Belo Horizonte a Buenos Aires, hay otros seis viajes, algunos de ellos con la aeronave vacía, en los que LaMIa llegó a destino por debajo del límite establecido de combustible.

Al plantel del Chapecoense ya lo había trasladado a Colombia en cuartos de final de la Copa Sudamericana para jugar el partido contra Junior de Barranquilla. Al igual de lo ocurrido en la previa a la final, el equipo brasileño se había tenido que trasladar hasta Bolivia para tomar el vuelo de LaMia, empresa que no podía operar desde Brasil.

El 18 de octubre, viajaron desde Cobija a Medellín, un vuelo de 2.510 kilómetros. Y dos días más tarde hicieron el viaje inverso, para regresar.

También Atlético Nacional (rival de Chapecoense en la final) utilizó el Avro RJ85. Fue el 29 de octubre en un traslado desde Medellín hasta Santa Cruz de la Sierra para jugar las semifinales de la Sudamericana.

Ese vuelo fue de 2.960 kilómetros, la misma distancia que debía realizar el que se estrelló el 28 de noviembre y que viajaba en sentido inverso con el plantel de Chapecoense.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente