El estado de California ha pedido al presidente de EE.UU., Donald Trump, declarar el estado de emergencia con el fin de proveer asistencia a los condados de Kern y San Bernardino, donde se reportan considerables daños a causa del terremoto de magnitud 7,1 ocurrido en la zona este viernes.

«El gobernador [Gavin] Newsom habló con la Casa Blanca y solicitó una declaración de emergencia presidencial para apoyar nuestras operaciones aquí en el estado y para proveer […] asistencia federal directa», comunicó Mark Ghilarducci, director de los servicios de emergencia de la Oficina del gobernador.

El funcionario detalló que se reportaron problemas en el suministro de agua, cortes de electricidad y telecomunicaciones y numerosos incendios, principalmente como resultado de fugas o roturas de los ductos de gas durante este fuerte sismo y el del día anterior.