Tratamiento de cáncer “recuerda” los tumores y evita que recrezcan

116

Investigadores han encontrado una forma de entrenar al sistema inmunitario para erradicar las células cancerígenas y ‘recordarlas’ en caso de que busquen volver.

El cáncer es un invasor silencioso. En lugar de enfrentar al cuerpo con las defensas a todo, manipula a los guardias de tu sistema inmunitario, apagándolos o incluso volviéndolos en tu contra.

Un centinela comúnmente secuestrado se llama el linfocito T regulador del CD4+ (Treg). Cuando han sido engañados por el cáncer, las células Treg dan información a nuestras defensas para dejen en paz a los tumores. Así que si pudiéramos encontrar una manera de que las células Treg no pasaran la información, nuestro sistema inmunológico, teóricamente, trataría el cáncer como el intruso que es. El problema es que las células Treg en sí, son un poco escurridizas y difíciles de atacar con medicamentos.

Una forma posible es una molécula llamada LAP, que ha sido ligada con anterioridad con los peores desenlaces que una personas puede tener con el cáncer.

Para obtener más información, los investigadores examinaron las interacciones entre las células Treg y LAP en ratones con melanoma, cáncer de colon y cáncer cerebral.

Encontraron que el alterar a la molécula con anticuerpos anti-LAP especiales hizo el truco, bloqueando efectivamente a las células secuestradas para que el sistema inmune hiciera su trabajo. Los ratones tratados con estos anticuerpos tenían niveles más bajos de células Treg y células cancerosas.

Aún mejor, cuando los investigadores mezclaron los anticuerpo anti-LAP con vacunas contra tumores, descubrieron que los tumores ya no crecían, incluso en ratones expuestos a proteínas causantes del cáncer. Los efectos de éste coctel duraron meses.

Además, el tratamiento parecía crear memores de los tumores en los sistemas inmunitarios de los roedores, permitiéndoles reconocer células cancerígenas más rápidamente y prevenir una recaída.

Antes de que nos emocionemos demasiado, debemos mencionar algunas cosas acerca de estos experimentos. En primer lugar, como hemos dicho antes y dirán de nuevo, los ratones no son personas. En segundo lugar, los tratamientos se probaron bajo la piel de los ratones, no en los lugares donde estos tumores crecerían naturalmente.

Aún así, dicen los investigadores, las moléculas anti-LAP son un buen paso y están ansiosos por explorarlas aún más.

Los hallazgos fueron reportados en el diario Science Inmunology.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente